Corvina al ajillo

Compartir Twittear
5/51 voto
Corvina al ajillo

Info.

Ingredientes para Corvina al ajillo

  • 1,5 Kg. de corvina Crianza de Nuestros Mares (en filetes)
  • Harina de trigo (o alguna sin gluten apta para rebozar)
  • Manzanilla, fino de Jerez o vino blanco
  • 3 dientes de ajo
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto de cada casa)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Opcional: el zumo de una lima o limón (al gusto)
  • Sugerencia de acompañamiento: Ensalada de tomate, patatas fritas o patatas panaderas

Cómo hacer corvina al ajillo

La corvina es un pescado blanco que resulta delicioso. Su aspecto es similar al de la lubina y también se clasifica dentro de los pescados blancos.

Siendo la corvina un pescado con poco aporte graso y con una textura muy jugosa.

La receta de hoy es de lo más sencilla, un sencillo pescado blanco al ajillo, una corvina con mucho sabor con poco esfuerzo. Para preparar esta deliciosa corvina al ajillo necesitas muy pocos ingredientes y lo vas a preparar en un plis plas.

Su preparación es similar a la lubina a la donostiarra, un clásico de la cocina vasca y que admite muchas variaciones, pues se puede preparar con otros pescados, con esta corvina queda de rechupete.

Hemos comprado una corvina criada en acuicultura que nos asegura una buena calidad/precio, convirtiéndose en una gran opción para comer pescado en casa.

Unos lomos de corvina de Crianza de Nuestros Mares perfectos que nos ha preparado nuestra pescadera Isa para esta receta. Ya podemos disfrutar de su sabor y sus propiedades (que incluyen el aporte de minerales y vitaminas) a un precio razonable.

Además de todas esas ventajas, la corvina es muy fácil de cocinar y en solo unos minutos podemos llevar a la mesa platos sanos y nutritivos. Tan fácil con la corvina al horno o en salsa, un sencillo ceviche o a la plancha, tú decides.

Preparación de la corvina al ajillo

  1. Pedid a vuestra/o pescadera/o de confianza que haga los filetes para que en casa solo tengamos que cortarlos en tacos.
  2. Lavamos y secamos los filetes de corvina. Los cortamos en tacos y los pasamos por harina.
  3. En una sartén con aceite caliente los sellamos por todas las caras, sin dejar que se seque.
  4. Cocinamos a fuego medio-bajo sin despistarnos, pues se la corvina se puede quemar en nada. Cuando los trozos estén tostaditos al gusto, retiramos a un plato y retiramos.
  5. En algunas partes de España se le suele añadir un chorrito de vinagre, aunque en mi caso me gusta añadir el toque cítrico al final con un poquito de limón (pero al gusto de casa).
  6. Pelamos y cortamos el ajo y lo echamos en el mismo aceite.
  7. Añadimos un vaso del vino blanco antes de que se dore, lo justo para que tome sabor.
  8. Removemos muy bien para mezclar los sabores e integrar el exceso de harina del aceite.
  9. Volvemos a poner el pescado en la sartén, removemos y dejamos dos o tres minutos, dando la vuelta a los trozos.
  10. Retiramos a papel absorbente y servimos lo más caliente posible.

Servimos con una ensalada fresquita de tomate con vinagreta y tendréis una comida completa rica y saludable. Le van también genial unas patatas fritas o unas patatas en panadera, siempre a vuestro gusto.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de corvina al ajillo en este álbum.

Galería de la receta

Consejos para un corvina al ajillo de rechupete

  • Por descontado la calidad de la corvina es determinante para el sabor de una receta como esta en la que no hay tantos ingredientes.
  • Ojo con las espinas; la corvina tiene bastantes, pero por suerte son fáciles de localizar y sacar con la ayuda de una pinza, sobre todo antes de cortar los filetes en tacos.
  • El ajo es también el protagonista de la receta, además de aportar sabor a esta receta, es un alimento con cualidades saludables.
  • Si no lo usáis porque os repite mucho sabed que para evitarlo basta con abrir el diente de ajo con un corte y extraer el germen de su interior sin mayor dificultad.
  • Cuando vayáis a comprarlos escoged ajos bien secos exteriormente, con las cabezas firmes, compactas y sin brotes verdes. Una vez en casa, conservadlos en lugares frescos, secos y con ventilación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.