Costillas asadas

Compartir Twittear
4.4/58 votos
Costillas asadas

Info.

Ingredientes para Costillas asadas

  • 1,5 kg de costillas de cerdo
  • ½ litro de aceite de oliva virgen extra
  • una cucharadita (tipo postre) de clavos
  • 2 ramitas de tomillo
  • 1 ramita de romero
  • 3 hojas de laurel
  • Sal y pimienta recién molida (al gusto)
  • Para acompañar: unos pimientos asados

Cómo hacer costillas asadas y confitadas. Hoy os propongo una receta de carne deliciosa, donde conseguiréis unas costillas de cerdo asadas tiernas y muy sabrosas.

En casa tenemos una absoluta devoción por la carne de cerdo, y en concreto por el costillar. Da buena fe de ello la variedad de recetas con esta pieza de carne, desde las costillas a la barbacoa al guiso de costillas con patatas de mi madre. Encontraréis aliños para unas costillas al horno o incluso unas deliciosas costillas al ajillo.

La técnica de confitado en aceite ya era utilizada como método de conservación de los alimentos en la antigüedad. Con el tiempo, ha pasado a ser una técnica muy utilizada en gastronomía para cocinar determinados alimentos. En el caso de las carnes, es perfecto para aquellas que se caracterizan por su textura fibrosa. Con este método se consigue que la carne quede tierna e increíblemente melosa.

Además, si en casa tenéis niños, os garantizo que les va a encantar. Tanto por su sabor, como por la textura de la carne. Ya podéis olvidaros de las bolas en la boca. Con esta técnica les será mucho más fácil comer y disfrutar. Si os apetece guardar en conserva, utilizad un bote con un buen cierre, para que el alimento quede perfectamente precintado.

Cuando lo queráis volver a utilizar podéis darle una pasada por la sartén y listo. En este caso, no será necesario añadir mucho aceite, porque la propia carne desprenderá la grasa en la que se ha conservado. Con una o dos cucharadas de aceite sería más que suficiente. Conseguiréis una receta de esas que volveréis a repetir en casa una y otra vez. Absolutamente de rechupete.

Preparación de las costillas asadas

  1. Para confitar las costillas, sacamos el costillar y lo ponemos en una fuente de horno que sea bien profunda.
  2. Añadimos sal, pimienta negra, el tomillo, el romero, el laurel y el clavo y llenamos la fuente de aceite de oliva hasta que cubra sobradamente las costillas. Deben quedar totalmente sumergidas.
  3. Precalentamos el horno, arriba y abajo a 110 º C, unos 10 minutos antes de meter al horno.
  4. Lo metemos al horno con calor arriba y abajo a 110° C. Lo dejaremos al menos 3 horas o hasta que la carne se despegue con facilidad del hueso, en mi caso el costillar ha estado 3 horas y media.
  5. Cuando esté listo lo sacamos y colamos el aceite. Ponemos las costillas en una fuente de horno y le añadimos un chorrito del aceite que hemos colado.

Horneado final y presentación de las costillas

  1. Corregimos el punto de sal si fuera necesario y metemos las costillas para que se terminen de asar y queden más crujientes.
  2. Lo ponemos a 200° C con calor arriba y abajo hasta que la costilla coja un tono tostado.
  3. Lo sacamos y lo servimos inmediatamente acompañado de unas patatas fritas o como a mí me gusta, con unos pimientos asados, ¡si son rojos, mejor! También le va genial una buena ensalada, vuestra preferida.

Esta receta de costillas al horno se puede hacer de mil maneras, pero si las preparáis según el paso a paso os van a quedar tiernas y jugosas, con la carne despegándose del hueso.

Simplemente de rechupete, no me digas que no te apetece ninguna. Pruebas en casa y seguro que repites la receta unas cuantas veces.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Consejos para unas costillas asadas de rechupete

  • Recordad que el aceite resultante del confitado lo podemos utilizar para otras elaboraciones, aportándoles sabor a un montón de recetas. ¡Todo un lujo!
  • Aunque penséis que la cantidad de aceite es muy elevada, no os echéis las manos a la cabeza. Yo reutilizo el aceite para frituras posteriores.
  • Tengo una aceitera de cristal donde cuelo este tipo de aceite y lo uso para freír o guisar. Además es todo un lujo, porque este aceite se impregna de los sabores y aromas de las hierbas en las que se ha cocinado la carne y dará un toque fantástico a vuestros guisos.
  • Os recomiendo acompañar el asado con la guarnición más socorrida y utilizada en nuestro país, las patatas.
  • Ya sean patatas a la francesa, unas papas con mojo, cocidas, patatas fritas, patatas guisadaspapas al horno, patatas a la importancia, patatas rellenas, acompañadas de salsa brava, en ensalada o simplemente un puré de patatas, las patatas son un recurso fácil y acertado para acompañar de manera perfecta esta receta. ¡Disfrutad de su dulce sabor!
  • No dejéis de disfrutar de todas las recetas con carne que tenemos en el blog.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.