Croquetas de setas

Compartir Twittear
5/51 voto
Croquetas de setas

Info.

Ingredientes para Croquetas de setas

  • Para la bechamel: 75 g. de harina de trigo
  • 400 ml. de leche entera
  • 20 ml. de aceite de oliva virgen extra 
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal (al gusto)
  • Para el relleno: 1 cebolla pequeña
  • 200 g. de setas (limpias y troceadas)
  • Para el rebozado: 100 gr. de pan rallado
  • 3 huevos
  • Para freír: Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer croquetas de setas. Como bien sabéis, en casa somos muy croqueteros, así que vuelvo a la carga con una receta de croquetas.

Como estamos en otoño, en plena temporada de setas silvestres, esta receta de croquetas va perfecta para cocinar las que vayamos recolectando.

Y si no sois de los que vais al monte, tampoco vamos a renunciar a estas deliciosas croquetas. Os valen perfectamente setas en conserva o las que podemos encontrar envasadas, en fresco, en el supermercado. No va a ser lo mismo en cuanto a intensidad de sabor, pero igualmente tendremos unas croquetas cremosas y deliciosas.

En el blog tengo ya unas cuantas recetas de croquetas, para todos los gustos, y seguro que seguiré publicando más. Es un plato “nacional” que siempre triunfa, y más si son caseras.

Podéis encontrar desde las más clásicas, croquetas de pollo hasta las menos habituales como las croquetas de pulpo gallego. Como siempre, pensamos también en los celíacos, y os recomiendo nuestras croquetas sin gluten.

Además de unas buenas setas silvestres, como pueden ser los boletus Edulis, que he usado en esta receta, otra de las claves fundamentales es hacer una buena bechamel.  Poneos a prepararla sin prisas y con paciencia. Comprobaréis que una vez le hayáis cogido el punto, todas vuestras croquetas os saldrán en su punto.

Una buena idea es duplicar las cantidades, y las croquetas sobrantes podéis congelarlas para más adelante. Os sacarán de un apuro cualquier día que no tengáis mucho tiempo para cocinar. Para prepararlas, bastará con freírlas directamente en aceite bien caliente.

Preparación de la base de las croquetas. Bechamel y relleno

  1. En esta ocasión, voy a utilizar Boletus Edulis frescos, que me han traído de la sierra madrileña. Si vais a utilizar setas silvestres, lo primero es limpiarlas y sanearlas, quedándose solo con las partes sanas. Los troceamos en dados pequeños y reservamos.
  2. Cortamos la cebolla en “brunoise” fina. Pochamos a fuego medio en aceite de oliva virgen extra (20 ml.). Añadimos a continuación los boletus troceados. Cocinamos hasta que estén blanditos. Retiramos del aceite.
  3. Toca el turno de la bechamel, la parte más importante de las croquetas. Siguiendo mi receta, paso a paso, no tendréis problema. Os quedará bien cremosa y sin grumos.
  4. Dejamos atemperar la bechamel. Trituramos ligeramente la cebolla y las setas, para que nos quede una mezcla más homogénea y se integre mejor. Añadimos a la bechamel y mezclamos bien.
  5. Engrasamos una fuente con mantequilla y además espolvoreamos la base con un poco de harina.
  6. Vertemos en ella la masa de las croquetas, la repartimos uniformemente y tapamos con un film transparente. Así evitamos que se reseque la superficie.
  7. Dejamos la masa varias horas en el frigorífico. Cuanto más esté, más manejable será luego para preparar las croquetas. Yo en casa la dejo de víspera, para que pase en el frío al menos durante 12 horas.

Empanado, fritura y presentación final de las croquetas de setas

  1. Llegado el momento, vamos con el empanado. Batimos los huevos, y echamos el pan rallado en un plato hondo.
  2. Espolvoreamos las manos con harina y vamos dando forma a nuestras croquetas. Con la forma tradicional o esféricas, como más os gusten.
  3. Pasamos por huevo y luego por el pan rallado. Retiramos el exceso y vamos reservando. Si tenéis pan rallado casero, que podéis hacer en un robot de cocina, pues muchísimo mejor. Saldrán todavía más ricas.
  4. Colocadlas separadas en una fuente, y al terminar, de nuevo a la nevera. Para que reposen y cojan textura, más o menos una hora.
  5. Freímos las croquetas en aceite de oliva bien caliente (pero que no llegue a humear), unas cuatro o cinco cada vez, hasta que estén doradas por todos los lados.
  6. Reservamos sobre un papel absorbente, y así quitaremos el sobrante de aceite.
  7. Con estas cantidades resultarán unas 15-20 croquetas, en función del tamaño que hagáis.

Como os comenté, podéis hacer el doble y congelarlas (siempre sin freír) y así las tendréis disponibles para cualquier día.

Si no te quieres perder detalle de como preparar esta receta de las croquetas de setas, pulsa en las fotos del paso a paso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.