Curso de cocina para principiantes. Los mejores trucos y recetas para convertirte en un experto

4.4/55 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Seguro que, durante estos últimos años, especialmente por el maldito covid, han surgido “nuevos cocinillas”, como método de supervivencia. En este post voy a daros los mejores trucos para que cocinar, deje de ser una pesadilla y se convierta en una pasión.

Ya sabéis que esto de «aprender a cocinar» en el blog nos lo tomamos muy en serio, tenéis mucha información al respecto en nuestro blog, incluso una sección entera, pero a vece vienen bien artículos más pequeños que de un vistazo te den un punto de vista general, este es uno de ellos. Un artículo resumen de nuestro conocido, «trucos que no sabe ni tu madre«. Espero que os guste, y como siempre si queréis aportar los vuestros, los comentarios los tenéis a vuestra disposición.

A la hora de iniciarse, hay que tener en cuenta varios aspectos

Antes de empezar

  • Pierde el miedo a la cocina, puedes empezar con recetas sencillas. Busca recetas fáciles y síguela al pie de la letra. Respetando el orden de verter los ingredientes.
  • Las prisas no son buenas en la cocina, necesita que le dediques horas.
  • Experimenta y ten paciencia. Para llegar a ser un buen cocinillas, tendrás que practicar y practicar, posiblemente las primeras veces, no saldrán como tú quieres. Empieza cocinando cosas simples, algunas técnicas te parecerán imposibles, pero poco a poco, lo conseguirás.
  • No dejes de probar cosas nuevas. Es importante mantener las recetas tradicionales, pero también probar recetas nuevas o inventarnos algunas.
  • Por otro lado, lo más complicado es el tema de los condimentos. Acertar con la cantidad de sal, pimienta, vinagre y otros condimentos es lo más difícil. El truco está en echar una cantidad pequeña e ir probando, de lo contrario una vez que eches de más, no podrás rectificar.

En la cocina. Cómo conseguir que te salgan bien a la primera

  • A la hora de ponerse manos a la obra, que no falte luz en tu cocina. Es importantísimo ver lo que estamos haciendo.
  • Antes que nada, lee toda la receta. Parece algo muy simple. Sin embargo, muchas veces no se lee a conciencia. Tanto en la introducción como en todo el texto de la receta, los cocineros solemos dejar comentarios, trucos y consejos para evitar fallos y que te salga todo de rechupete.
  • Si la lees en diagonal, es posible que a mitad de la preparación te des cuenta que había que hacer un paso previo… ¡pero ya tienes algo en el fuego! y para cuando logras ponerte al día con todas las acciones, algo se te quemó, te olvidaste un ingrediente o directamente se te pasó la comida y aquel plato de pasta, se convierte en una sopa blandengue sin sabor.
  • Antes de empezar, organiza la cocina, guarda todo lo que no vayas a necesitar y estarás más a gusto. Tendemos a acumular cosas sobre la encimera, tenemos tantas cosas en la cocina que acabamos teniendo que pelar y cortar patatas en un rincón.
  • Cambia las bayetas y estropajos frecuentemente. Aunque las limpies bien, son un nido de bacterias.
Menaje de cocina sobre encimera

¿Qué tenemos que tener en la cocina? 8 básicos que harán más fácil preparar tus recetas

En alguna ocasión te hemos contado cuál es tu kit básico de ollas, sartenes y utensilios de cocina. Leélo nuevamente si tienes dudas. Revisa que la cuchilla esté afilada, que la sartén esté en buenas condiciones para que no se te peguen los alimentos o que tengas que usar mucho aceite para evitar desastres. Es imprescindible disponer de materiales adecuados, si vas a iniciarte en la cocina, aprovisiónate de los básicos:

Cuchillos: hay una gran variedad de cuchillos, pero podemos decir que los básicos son el cuchillo de cocinero, el multiusos, el cuchillo de sierra y el pelador. Eso sí, imprescindible que estén bien afilados, puedes llevarlos de vez en cuando a un afilador profesional.

Tabla de cortar: de plástico o de madera, la mayoría de los ingredientes de una receta, son manipulados en la tabla de cortar, así que os recomiendo tenerla cerca.

Cuchara de palo, espumadera, espátula y el cazo…. imprescindibles. Si no te gustan de madera escoge el plástico, pero evita el metal porque estropean las sartenes y cacerolas.

Batería de cocina: sartenes, ollas y olla exprés. De distintos tamaños, pues si llenas una sartén demasiado lo que consigues es que se cuezan en vez de saltearse y pasan de estar crujientes a estar blanditas. Cámbialas tan pronto la comida empiece a pegarse, lo único que harás es abusar del aceite. Incluso si puedes, ten una sartén sólo para las tortillas de patata. Evitarás que se ralle y con ello que se pegue.

Batidora: nos hará muchos apaños.

Recipientes herméticos: necesaria para guardar todos los excesos de comida.

Báscula, cucharas y vasos medidores son también básicos, si os queréis adentrar en el mundo de la repostería. Además de un peso de cocina, medir en peso es mucho más preciso que en volumen.

Termómetro de cocina, te parecerá algo ya muy profesional, pero son baratos y resultan muy útiles para saber cuándo la carne ha alcanzado la temperatura adecuada o el caldo está listo para servir.

A la hora de cocinar. 9 consejillos a tener en cuenta

  1. Usa buen producto. Por muy buena técnica que tengas, la materia prima es fundamental, consume productos de temporada, mejorarás las recetas con un gran sabor.
  2. Utiliza siempre aceite de oliva virgen extra, resiste mejor las temperaturas y es más sano. Merece la pena gastarse un poco de dinero, en un buen aceite. Además, hay diferentes tipos de aceite en función del tipo de oliva utilizado (hojiblanca, picual, arbequina, cornicabra…) y debemos saber cuál usar en cada caso, porque no es lo mismo freír que aliñar una ensalada o ponerlo en una tostada.
  3. Compra sal de calidad. Escatimar en la sal no tiene sentido. El coste que supone usar las sales más caras, es mínimo dentro de una receta, y el cambio es sustancial.
  4. Ten siempre papel de hornear. Es mejor que el papel de aluminio en muchos casos, tanto para postres como para recetas saladas. Es muchísimo más resistente (no se rompe ni desgarra) y no se pega nunca, perfecto para carnes, pescados y verduras.
  5. Planta tu pequeño huerto urbano con hierbas aromáticas. Un pequeño supermercado casero con hierbabuena, albahaca, romero, perejil, cebollino… te aseguras tener siempre diferentes aromas para tus platos incluso las ensaladas.
  6. Nunca serán suficientes las especias, nos ayudarán a dar un toque especial a cualquier plato. Ni tampoco las salsas sobre todo cuando ya nos adentramos en otras cocinas: salsa de chile, de ostras, barbacoa, de soja….
  7. Congela el pan y en general todos los alimentos, por raciones, es decir, congela aquello que vayas a comer en cada ocasión, según el número de comensales que haya.
  8. Apaga el horno antes de que termine la cocción. Y aprovecha el calor residual para acabar de cocinar los alimentos, que es tontería dejar un horno caliente vacío.
  9. Deja que se templen los alimentos antes de guardarlos en la nevera.

Con tus platos y recetas. Un pequeño resumen para quedar como un chef

  1. A la hora de aliñar las ensaladas en muy importante seguir el orden correcto , si empiezas por el aceite, se creará una película alrededor de la lechuga e impedirá que los otros dos ingredientes, se impregnen bien. Recuerda, sal, vinagre y aceite.
  2. A cada ensalada le va bien un vinagre diferente, hay más vinagres que el blanco o el de Módena como el de naranja, de fresa, de frambuesa, de vino tinto, de Jerez…. no dejes de probarlos.
  3. Añade azúcar a las verduras, la cebolla caramelizada es un clásico, pero prueba también con zanahorias, tomates o cualquier otra verdura que tenga un toque dulce.
  4. Cuando hagas pasta, pon la tapa a las ollas, además de entrar en ebullición mucho antes, ahorrarás en gas o electricidad. Una vez que el agua empiece a hervir, echa la sal. Si la echas antes, el agua tardará más en entrar en ebullición y un mayor calor específico, por lo que tardará más y gastará más energía para calentarla.
  5. Guarda el caldo de pollo y pescado, para utilizarlas en todo tipo de salsas y cremas o incluso riquísimos platos como fideuá, arroz al horno, arroz a banda….
  6. Guarda la grasa de asar el pollo que se queda en la bandeja del horno, es perfecta para saltar verduras o freír las pechugas …y la cebolla caramelizada queda de lujo.
  7. Si haces arroz blanco y te sobra, resérvalo en la nevera para acompañar verduras, carnes. El arroz blanco se puede guardar en la nevera varios días y utilizarse para variar las ensaladas, verduras al wok, acompañar carnes y pescados…

Ya sabes, poco a poco iremos publicando más y más trucos y consejos para que pierdas el miedo a cocinar y que sea un superpoder que hará que tu vida sea un poco más feliz.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.