Empanada de morcilla y cebolla caramelizada

Dificultad media150 min.6 pers.
4.3/58 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Empanada de morcilla y cebolla caramelizada

Ingredientes

  • Para la masa: 5 cucharadas del aceite de oliva virgen extra
  • 15 g de levadura seca de panadero o 20 g de levadura fresca prensada
  • 100 ml de agua tibia o templada
  • 300 g de harina de trigo (de fuerza o normal)
  • 1 pellizco de sal (3 g)
  • Para el relleno: 3 cebollas (1 kg)
  • 40 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 1 morcilla de cebolla o arroz de 300 g.

Empanada de morcilla y cebolla caramelizada.

La empanada es una de las elaboraciones más versátiles que puede haber en la gastronomía, no solo española, sino internacional. Son muchos los países (Argentina, Reino Unido, etc) que cuentan con sus recetas propias tradicionales que, a  su vez, son versionadas y alteradas con distintos tipos de masas y rellenos. En España, la empanada gallega es la reina del panorama y nosotros somos grandes defensores de tan delicioso bocado.

A lo largo de los años de vida de Recetas de Rechupete, hemos escrito mucho sobre el tema, compartiendo tanto recetas de masas como de diferentes empanadas: empanada de sardinas, de ventresca de bonito y tomate, de lomo o raxo, de cocido gallego, de conejo y pimientos y muchas más que podéis encontrar en este recetario de empanadas gallegas descargable.

La empanada de morcilla y cebolla caramelizada de hoy es una más que sumar a nuestra larga y rica colección que seguro os encanta. La versión que os presentamos es la básica. El título reza morcilla y cebolla caramelizada y eso es lo que lleva su relleno. No obstante el tema se puede alegrar incorporando al relleno unas láminas de manzana, un puñadito de uvas pasas, unos cuantos piñones o nueces tostados, entre otros ingredientes. Pero no hemos querido hacerlo, hemos preferido daros la versión más sencilla de todas y que seáis vosotros lo que decidáis si enriquecerla o no.

Lo cierto es que, a pesar de lo dicho, esta versión es maravillosa y constituye el vivo ejemplo del “menos es más”. El tema del relleno es importante cuando se trata de empanadas y no conviene pasarse. El objetivo es encontrar el equilibrio perfecto para que todos ninguno de los ingredientes destaque sobre el resto y podamos apreciar sus sabores por igual.

Que no os asuste el tiempo de elaboración que indicamos al comienzo de la receta, esto se debe a la cebolla caramelizada hay que hacerla a fuego muy suave y tarda lo suyo en estar lista, pero no requiere de cuidados especiales así que es un tiempo de espera, que no de trabajo. Podéis reducirlo si la compráis hecha, hay marcas muy buenas que pueden servir para un apuro, aunque nosotros siempre defendemos lo casero.

Esperamos que os guste tanto como a nosotros y que encontréis en esta empanada de morcilla y cebolla caramelizada una nueva aliada para vuestras comidas y cenas. ¡Vamos a por ella!

Preparación de empanada de morcilla y cebolla caramelizada

Preparación del relleno

  1. Al contrario de lo que se suele pensar a la cebolla caramelizada no se le añade azúcar en todo su proceso. La caramelización se consigue por la oxidación de los azúcares naturales que contiene la cebolla. Es una elaboración muy sencilla, pero requiere de mucho tiempo de cocción, así que conviene que empecemos por ella.
  2. Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana. Ponemos el aceite de oliva virgen extra en la sartén antiadherente y lo calentamos a temperatura media. Añadimos la cebolla, removemos para engrasar bien y dejamos que coja temperatura de nuevo.
  3. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se vaya haciendo poco a poco. No hay que tener prisa, el proceso dura entre 60 y 90 minutos, vigilando en todo momento para que no se queme.
  4. Veremos que las cebollas empiezan a menguar y a hacerse transparentes, poquito a poquito irá tomando ese color dorado suave. Una vez caramelizada la cebolla, la reservamos hasta el momento de montar la empanada.
  5. Mientras tanto pelamos la morcilla y desechamos la piel. Cortamos la carne de la morcilla y la salteamos en una sartén con una pizca de aceite durante cinco minutos. Removemos mientras la salteamos para que se desmigue y se cueza por todos lados. Dejamos atemperar y reservamos.

Preparación de la masa de la empanada

  1. En un pequeño recipiente mezclamos el agua tibia con la levadura seca de panadero. Removemos y dejamos que se disuelva unos minutos.
  2. En un bol grande introducimos parte de la harina de trigo y la sal, reservando unas cuatro cucharadas de harina separadas por si hubiera que engordar la masa.
  3. Hacemos un agujero en el centro y añadimos el agua con la levadura y el aceite. Removemos desde dentro hacia fuera para incorporar harina poco a poco.
  4. Seguimos removiendo para que lo que comienza como una masa pegajosa se convierta en una masa firme y uniforme.
  5. Espolvoreamos con harina una superficie de trabajo limpia y colocamos la masa sobre ella. Amasamos con las manos durante unos 10 minutos, notaremos cómo la masa se vuelve más elástica y homogénea con el proceso.
  6. Sí notamos que la masa sigue pegajosa, añadimos harina de la que tenemos reservada, poco a poco para que no nos quede demasiado seca, y seguimos amasando hasta obtener la textura deseada.
  7. Enharinamos el bol anterior, boleamos la masa y la colocamos en su interior. Cubrimos con un trapo limpio y dejamos levar durante unos 45 minutos o 1 hora en un lugar cálido.
  8. Transcurrido este tiempo la masa habrá crecido en volumen y necesitaremos desgasificarla. Para ello la pasamos de nuevo a una superficie de trabajo espolvoreada con harina y la amasamos un par de minutos.

Montaje de la empanada de morcilla y cebolla caramelizada

  1. Dividimos la masa en dos piezas, una ligeramente más grande que otra. Tomamos la primera (la más grande) y la extendemos con ayuda de un rodillo sobre una lámina de papel sulfurizado, dándole forma rectangular y recortando los lados con un cuchillo si fuera necesario.
  2. Extendemos la cebolla caramelizada sobre la base, dejando un par de centímetros libres por todo el contorno, y sobre esta colocamos la morcilla, repartiéndola bien por toda la superficie.
  3. Extendemos el resto de la masa de igual manera que la anterior, es decir, con ayuda de un rodillo y dándole forma rectangular. Tenemos que procurar que las dimensiones sean las mismas porque la vamos a colocar encima y tiene que encajar en forma y tamaño así que también recortamos los bordes con un cuchillo.
  4. Doblamos los bordes de la masa base de la empanada sobre la masa que sirve de cubierta, presionando con los dedos para que no se salga el relleno.
  5. Podemos usar los recortes de masa que nos han sobrado para hacer filigranas u otros motivos decorativos sobre la superficie y que la empanada nos quede más vistosa, pero no es necesario. Esto va en gustos.
  6. Pincelamos la superficie y laterales de la empanada con huevo batido, pinchamos con un tenedor por la superficie y hacemos un agujero en el centro que servirá de chimenea por la que dar salida al vapor que se genera en el interior durante la cocción en el horno. Así la empanada no se ahuecará ni quedará deforme.
  7. Cocemos en la parte central del horno, pre-calentado a 180ºC y con calor arriba y abajo, durante unos 30 minutos o hasta que veamos que ha adquirido un tono dorado.

Sigue paso a paso esta riquísima receta de la empanada de morcilla y cebolla caramelizada en el álbum.

Galería de la receta

Consejos para una empanada de morcilla y cebolla caramelizada de rechupete

  • El relleno de la empanada se puede enriquecer con otros ingredientes, tal y como hemos indicado más arriba. No lo necesita, está deliciosa tal cual indicamos, pero sobre gustos no hay nada escrito y es divertido innovar y probar, así que no os cortéis a la hora de prepararlo.
  • Lo que es muy importante es que los ingredientes del relleno estén atemperados, mejor (incluso) fríos, a la hora de montar la empanada. De lo contrario la masa se reblandecerá y costará mucho cerrarla y terminar el proceso con dignidad.
  • Una vez cocida y dorada, para asegurarnos que la base de la empanada está hecha, podemos bajar la bandeja del horno a la posición más baja y programar calor en el suelo, es decir en la parte inferior, durante un par de minutos más.
  • La harina de fuerza se puede sustituir en su totalidad por harina floja o combinar ambas. La masa resultante es igualmente buena.
  • La masa de la empanada queda deliciosa cuando, en vez de aceite de oliva virgen extra limpio, utilizamos el aceite en el que se ha, frito el relleno. Esto no lo podemos hacer con esta empanada porque el relleno se cocina sin grasa, pero siempre podemos guardar aceite usado para freír, por ejemplo, pimientos, cebolla u otros alimentos y darle salida en recetas como esta.
  • También podemos enriquecer la masa añadiendo una cucharadita de pimentón o un poco de manteca. Esto último la hace muy sabrosa y aporta una textura ligeramente hojaldrada y quebradiza.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.