Errores cuando vas a preparar un té

Compartir Twittear
2.3/53 votos

Errores comunes a la hora de preparar un té

¿No os pasa que a veces os da pereza pedir té o infusiones en una cafetería porque sabes que te lo pondrán con agua hirviendo y sin ningún tipo de cariño? ¡Qué manía! Con lo saludable y rico que está.

En España respetamos muy poco la hora del té y al té en sí mismo. Esto no puede ser.

Si eres amante del té “te” daré algunos consejos para que al menos en casa, no cometas errores a la hora de prepararlo y lo degustes como se merece. Una forma perfecta de combinar con el famoso café, pues el té es un sustituto genial.

Los inicios…

En Japón se celebra el ritual o la ceremonia del té, conocida internacionalmente pero en realidad esta tradición es de origen China, ¿qué os parece?

Resulta que hace más de dos mil años aprendieron a utilizar el calor y el prensado para extraer sabores y los colores de las hojas del árbol del té, por lo que hace más o menos mil años que el té forma parte de la dieta oriental, aunque se exportase a Europa y a Rusia en el siglo XVII.

Tipos de té

Hay infinidad de tipos de té de colores, olores y sabores y, por suerte para sus fans, un montón de tiendas especializadas en esta materia, pero ¿lo estamos haciendo bien? ¿Cuánto tiempo tenemos que hervirlo?¿la tetera importa? ¿con leche o sin?

Empecemos por el principio de los tiempos.

Somos agua, el té también lo es

El agua es la base de toda infusión. Es un elemento CLAVE.

Para elaborar un buen té o incluso un buen café, por este motivo el agua debería no ser dura. Baja en magnesio y calcio. Si vamos a utilizarla directamente del grifo, cuidadito con el cloro.

La temperatura

  • Calienta el agua sin que llegue a hervir. Eso que hacen en las cafeterías de ponernos el té con agua hirviendo es de primero de hacer mal una infusión. Error.
  • Si el agua hierve tendremos que esperar un poco antes de añadir el té. Tiene que enfriarse un pelín. Pero bueno, esto es un mundo, ya que cada tipo de té requiere una temperatura apropiada para que infusione.
  • Si es oolong, negro o pu-erh los 95 º son adecuados, pero para un té verde o blanco menos de 60º o entre esta temperatura y 85º porque sus hojas suelen ser más blandas.
  • Tampoco precalientes la taza. El té debe prepararse en el recipiente adecuado. Para precalentar, simplemente calentamos agua, la introducimos, la dejamos hasta que el recipiente esté tibio, y luego la vaciamos.

Una taza, una tetera

  • Podemos infusionar el té en una taza o en una tetera, pero nunca hacerlo en nada que desprenda aromas de ningún tipo.
  • Las ideales son las teteras de porcelana o vidrio, ya que además del sabor puedes ver la intensidad del color del té.
  • Las teteras esmaltadas son prácticas porque no son porosas y eso permite que no queden impregnadas de sabores. Las no esmaltadas es mejor siempre utilizarlas con tés de aroma y sabor similar.
  • Las teteras de hierro se han puesto muy de moda pero no son las más adecuadas ya que la temperatura no se mantiene igual que en las de cerámica.
  • En cuanto a las clásicas bolitas… los amantes del té no las utilizan ya que odian eso de aprisionar las hojas de té. Cuanto más grande sea el recipiente utilizado más aroma y sabor tendrá nuestro té.

Té con sabor a paciencia

¿Qué es eso de darle un sorbo al té nada más meter la bolsita? ( si hablamos de los tés industriales).

El té es ensayo, error y mucha práctica. Hay que adaptarlo a nuestro paladar y gusto. Todo va a depender de la cantidad de hojas de té que añadas. Cuantas más hojas menos tiempo y viceversa. Si están rotas o enteras también influye: rotas menos tiempo, enteras más tiempo.

Como os decía más arriba, el té negro u el oolong necesitan más tiempo para infusionar que el resto.

Otro error son las cantidades. Ni mucho té y pocas hojas ni lo contrario. Una fórmula aproximada podría ser dos tazas por 300 ml de agua y colocar 4 o 5 gramos de té.

Ni azúcar ni leches

Es un error tanto en el caso del té como en el del café añadirle azúcar o leche. En el caso del café, lo de la leche está más admitido pero en el del té en ningún caso. Esto camufla el aroma y el sabor del propio té y es una pena.

Además la leche a veces corta el té y hace que no lo digieras bien. Si aún así te pones erre que erre con este tema, lo mejor es que añadas té, hecho en una tetera, a leche templada.

Propiedades

El té tiene mogollón de propiedades antioxidantes, sobre todo si te lo tomas en el momento, claro. Si le añades limón o lima (sobre todo con el té negro este tipo de cítrico va genial) harás que dichos antioxidantes se absorban más rápidamente por el organismo.

Cafeína: té verde vs té negro

Como os decía hay varios estudios que demuestran la cantidad de beneficios que tiene el té para nuestra salud. Los antioxidantes, ya mencionados, antiinflamatorios y vasodilatadores. Además de ser diurético y mejorar nuestra concentración.

La cafeína del té tiene efectos sobre el cuerpo humano porque estimula el sistema nervioso, pero lo de que el té verde tenga más teína que el té negro es un mito.

No es tan fácil como “blanco o negro” (verde o negro en este caso). Depende de la variedad, de la época de recolección etc.

Muchos tés negros tienen más cafeína que los verdes, pero es porque proceden de variedades asámicas y crecimientos más rápidos.

Por este mismo motivo también es un mito que los tés blancos tengan menos cafeína que el té negro.

Da igual si es ya o no la hora del té, cuando lo haces como es debido, cualquier momento es bueno.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.