Esqueixada casera de bacalao. Receta catalana fácil y deliciosa

Compartir Twittear
3.9/57 votos
Esqueixada casera de bacalao. Receta catalana fácil y deliciosa

Info.

Ingredientes para Esqueixada casera de bacalao. Receta catalana fácil y deliciosa

  • 3 tomates maduros
  • 400 g. de bacalao desalado
  • 1/2 cebolla blanca o cebolleta
  • Aceitunas negras (cantidad al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra (Arbequina o Picual)
  • Una pizca de sal en escamas (muy poquito, pues el bacalao ya aporta el punto salado a la esqueixada)
  • Un poquito de pimienta negra recién molida (al final de todo y de manera opcional)

Cómo hacer esqueixada de bacalao. Una de las recetas catalanas más sencillas y sabrosas, una ensalada de rechupete.

La esqueixada de bacalao (esqueixada de bacallà) es uno de los platos más típicos en la gastronomía catalana. Un plato veraniego, que se sirve frío y en el que el protagonista es el bacalao previamente desalado. Se suele tomar cómo una ensalada para compartir, aunque también puede servirse a modo de entrante en platos individuales

Hemos preparado la receta más básica, la que solo lleva tomate, cebolla, bacalao, aceitunas negras y aceite de oliva virgen extra. La esqueixada suele llevar también pimiento rojo y pimiento verde, aunque a mucha gente no le gusta comerlo crudo o le resulta indigesto. Si preferimos usar también pimiento solo tenemos que mezclarlo con el resto de ingredientes. Y si queremos transformar nuestra esqueixada en empedrat -otro plato típico catalán- tendríamos que añadir alubias blancas blancas y huevo cocido.  

En “El Corpus de la Cuina Catalana” (recopilatorio del patrimonio gastronómico catalán), aparece la esqueixada como uno de los platos estrella, y hemos seguido todas sus recomendaciones. Con lo que encontraréis una auténtica esqueixada catalana para que vuestra suegra o suegro no os pueda decir nada, palabra de rechupete.

Preparación del bacalao

  1. Una vez el bacalao esté desalado (podemos hacerlo en casa o comprarlo ya desalado) lo desmigamos con las manos, pellizcando con los dedos para que salgan más o menos iguales. Si esqueixar es desmigar el bacalao, lo lógico es que cuando lo vayamos a emplatar debe estar bien desmigado, sin ninguna espina y sin piel.
  2. Los trozos de bacalao deben ser lo más o menos regulares. Cuando los desmigamos con los dedos os recomiendo que lo hagáis debajo del grifo abierto y después lo dejamos hidratar unas horas en la nevera, cambiando el agua un par de veces, para evitar un punto de sal elevado.

Preparación de esqueixada de bacalao

  1. Seguimos con la receta, cortamos la cebolla en trozos muy pequeñitos. Cortamos los tomates en trozos también pequeños.
  2. En un bol mezclamos el bacalao, el tomate y la cebolla. Añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Mezclamos muy bien con una cuchara
  3. Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir. Pasamos la esqueixada a un plato grande o fuente. Decoramos con las aceitunas negras al gusto. Y bañamos con un poco más de aceite de oliva virgen extra.
  4. Os recomiendo finalizar con un toque de pimienta negra recién molida para potenciar los aromas de la esqueixada, aunque es opcional, sobre todo si lo van a tomar los más peques de casa, pues da un punto picante a la receta.
  5. La esqueixada tiene que estar bien fría antes de servir, por eso tenemos que prepararla con un poco de antelación y dejarla al menos un par de horas en el frigorífico. Esta receta es perfecta para el verano, además de fresquita es muy sana y está buenísima.

Si aún así con el vídeo y la receta en texto no lo tenéis claro, os dejo un paso a paso en fotos de esta receta de esqueixada de bacalao y tomate para que os salga sí o sí. No lo dudéis, seguid estas fotos.

Galería de la receta

Consejos para una esqueixada de bacalao perfecta

  • Este plato es tan sencillo que pocos trucos se pueden dar. Importantísimo unos tomates de la huerta, bien hermosos, maduros y con mucha carne. El resto de ingredientes también de calidad.
  • No debemos emplear bacalao fresco al que se le inyecta agua con sal para simular el punto de salazón de una curación en sal tradicional. Comprad bacalao salado y curado, lo podéis encontrar ya desalado lo que ahorra mucho tiempo, pero si desalamos el bacalao nosotros mismos el resultado será aún más bueno. Eso sí, es importante seguir los trucos y consejos que ya os contamos hace un tiempo.
  • Las piezas de bacalao que podemos emplear en esta receta son varias, aunque las más gelatinosas, como la cococha o la tripa. Lo mejor es comprar lomo del bacalao, que el parte más rica, prieta y que mejor aguanta el proceso de desalado. Es recomendable usar los trozos o desmigados sobrantes de perfilar los filetes más nobles.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.