Focaccia italiana de aceitunas verdes y romero

Compartir Twittear
3.2/522 votos
Focaccia italiana de aceitunas verdes y romero

Info.

Ingredientes para Focaccia italiana de aceitunas verdes y romero

  • 350 gr. de harina de trigo de fuerza
  • 200 ml. de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharada de sal
  • ½ cucharada de azúcar
  • 7 gr. de levadura seca de panadería (o 20 gr. de levadura fresca)
  • 40 gr. de aceitunas verdes deshuesadas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de romero fresco
  • Sal gruesa

Cómo preparar focaccia italiana. Este “pan” tradicional italiano es una preparación simple y sencilla, elaborada con ingredientes básicos, similares a la masa de pizza.

Es un alimento muy versátil, que puede disfrutarse como tal, como aperitivo, o convertirse en un plato más completo si le añadimos ingredientes al gusto: queso, verduras, embutido, etc. La focaccia más sencilla suele prepararse tan solo con aceite de oliva, sal y romero.

Hoy voy a añadirle unas aceitunas verdes para darle un toque mediterráneo, y resultará deliciosa. Con la focaccia se logra el milagro de que una masa simple se convierta en algo sabroso y exquisito.

Una vez más un plato italiano conquista mi cocina, y espero que a vosotros también en cuanto la probéis.

Es una receta sencilla pero os aviso de que lleva su tiempo el prepararla, pues hay que respetar los tiempos de levedado y reposo de la masa.

Preparación de la focaccia italiana

  1. La base para nuestra focaccia va a ser preparar una masa sencilla.
  2. En un bol grande echamos la harina de fuerza, la levadura seca, y el azúcar. Mezclamos bien con las manos o con una cuchara. Si usáis levadura fresca, os recomiendo disolverla en el agua tibia.
  3. A continuación hacemos un hueco en medio de la harina y vertemos el agua. Vamos mezclando poco a poco, trabajando con las manos, de fuera hacia dentro.
  4. Añadimos el aceite, lo vamos incorporando a la masa, y también echamos la sal.
  5. Una vez tengamos una masa más o menos compacta, la seguimos trabajando sobre la encimera.
  6. Echamos harina sobre ella, sacamos la masa del bol. Amasamos sin parar durante unos 10-12 minutos. Irá cogiendo elasticidad y será bien homogénea.
  7. Hacemos una bola con la masa. Echamos harina en el bol que hemos usado y colocamos la masa.
  8. Dejamos levedar durante 60 minutos, en un lugar seco y a ser posible cálido. Tapamos con un paño de algodón limpio.
  9. Pasado el tiempo habrá doblado más o menos su volumen. Retiramos la masa del bol, y volvemos a darle un breve amasado para que coja volumen.

Masa, horneado y presentación final de la focaccia italiana

  1. En una bandeja metálica (en mi caso es de 21×30 cm.). Vertemos un poco de aceite y engrasamos uniformemente.
  2. Extendemos la masa con la ayuda de los dedos, presionando hacia las esquinas. Si se os atraganta el proceso, usad un rodillo de cocina y luego pasadla a la bandeja. Nos quedará una altura de entre 1,5-2 cm.
  3. Con la yema de los dedos hacemos unos huecos en la masa. Esparcimos un poco de sal gruesa.
  4. Rociamos la superficie de la masa con aceite de oliva, colocamos las aceitunas en rodajas y las hojas de romero. Dejamos reposar otros 30 minutos.
  5. Precalentamos el horno a 250º C durante 10 minutos, en la función “calor total” (o similar).
  6. Colocamos ahora en “arriba-abajo”, introducimos la bandeja/molde y horneamos 15 minutos a esa temperatura. Si veis que vuestro horno apura mucho, tapad la focaccia con papel de aluminio, para que no se queme.
  7. Retiramos del horno y dejamos atemperar antes de consumir.
  8. Queda una masa esponjosa, con aire en su interior y muy sabrosa.
  9. Podéis disfrutarla templada o incluso fría. A mí no me ha sobrado nada, pero si es el caso, guardarla en un recipiente tapado y os durará unos 2 días en buen estado.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Curiosidades, consejos y recomendaciones para una focaccia de rechupete

  • El nombre de focaccia significa “hogaza” en italiano, y procede del latín “focus” (fuego). Es decir, una pieza de masa de pan cocinada sobre fuego. Su origen se remonta a los tiempos de los antiguos etruscos o griegos, acabando en la actualidad siendo uno de los platos más típicos de la gastronomía italiana.
  • Con la emigración a los países de Latinoamérica, llegó a Argentina y Uruguay, donde está muy presente en su gastronomía, junto a otros platos populares como la pizza y la pasta. Alguna de las focaccias más ricas que he comido ha sido en casa de amigos argentinos, cuyos abuelos emigraron a Buenos Aires hace muchas décadas.
  • Basándonos en documentos italianos, algunos la vinculan a la localidad de Recco, en la provincia de Génova. En el siglo XVI, la población fue sitiada por piratas, y el alimento básico se basó en una masa elaborada con harina, aceite y sal. Otra historia relaciona la focaccia también con esa zona de Liguria, porque en ella abundan los olivos, y el aceite es uno de los ingredientes clave de esta elaboración.
  • Hoy la he preparado con estos ingredientes pero la focaccia admite casi todo lo que os apetezca. Podemos añadir cebolla, tomate, con o sin queso, anchoas, jamón, etc. Podéis experimentar y hacer las variaciones que más os apetezcan.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Mariló dice:

    Ha quedado increíble Alfonso! Gracias por la receta. Después de probar tu masa de pizza teníamos que probar esta. Ahora vamos a por los arancini di riso, que tienen una pintaza.

  2. Helena dice:

    Buenísima, queda muy esponjosa, como la que probé en Roma. Me he aficionado a tu blog, tienes unas recetas italianas muy buenas.

  3. Tibisay dice:

    Listo. Me quedó espectacular. Muchas gracias por la receta.

  4. Towanda dice:

    Me parece una receta increíble pero me surge una duda…se podría sustituir la harina de fuerza por harina integral? sé que no será receta oficial, pero yo ya no uso harinas blancas refinadas y antes de ponerme a experimentar quería saber si tú habías experimentado ;)
    Muchas gracias por la receta!

  5. anna dice:

    pasa algo si le pongo harina 4 ceros? porque me confundí.

  6. Cristina dice:

    EXCELENTE..Segui tus pasos y me quedo muy esponjosa..Use 100gr. de harina integrel y el resto tres 0…RIQUISIMA.. y es cierto el secreto el tiempo de amasado y el de reposo-Un placer haberte encontrado

  7. Amia Gutiérrez dice:

    Hola, Alfonso.
    Otra receta tuya probada y otro éxito tremendo. Estaba buenísima.
    Gracias por tus recetas, que son grandes tesoros ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.