Leche de vaca. Mitos, verdades y mentiras sobre ella

Compartir Twittear
5/52 votos

Mitos y verdades sobre la leche de vaca.

¿Leche sí o leche no? ¿Es buena o no lo es? ¿Cuánta leche podemos consumir? ¿Contiene mucosas? ¿Antibióticos? ¿De qué va esto?

Para de preguntarte todo esto, te responderé a algunas de las dudas más comunes sobre si consumir o no consumir leche de vaca.

Tanto si eres como si no un apasionado/a de la leche, puede que quieras conocer las afirmaciones y las verdades o mentiras sobre la leche (proteínas, grasas, calcio etc.)

3,2,1 ¡empezamos!

Antiguamente no se consumía leche

Primer error. La leche de vaca empezó a consumirse hace moooogollón de años gracias a una mutación que permitió digerir el principal azúcar de la leche, ¡la lactosa! Superada la lactancia materna. Esto supuso una ventaja para quienes podían consumirla ya que era un alimento completo que ayudaba a la supervivencia.

Somos los únicos adultos que consumimos leche

Esto sí es cierto. Al nacer todos tomamos leche gracias a la encima de lactasa que es la que descompone la lactosa y nos ayuda a digerirla. En otra mutación dejamos de producir esta enzima después de la infancia y nos volvimos intolerantes a la lactosa (y a otras cosas), pero no todos.

Si eres intolerante a la lactosa no puedes consumir lácteos

Falacia y mentira. Los intolerantes al azúcar de la leche si pueden consumir lácteos bajos en lactosa o sin ella y esto incluye quesos y además existen diferentes porcentajes de lactosa en lácteos, por lo que no es imposible tomar lácteos si eres intolerante, solo tienes que andarte con ojo.

A los bebes no hay que darle leche de vaca

Es posible que haya escuchado que no se debe dar leche de vaca a bebés de menos de 1 año de edad. Esto se debe a que la leche de vaca no ofrece una cantidad suficiente de ciertos nutrientes a niños de menos de 1 año. Es cierto. Además, a su bebé le cuesta trabajo digerir las proteínas y la grasa de la leche de vaca.

No obstante, es seguro darles leche de vaca a niños mayores de 1 año de edad. A un niño de 1 o 2 años de edad puede tomar perfectamente leche de vaca, siempre entera. Después de los 2 años de edad, los niños pueden tomar leche baja en grasa, aunque lo mejor es que tomen leche entera.

¿Cuál es el límite de leche que pueden tomar los niños diariamente?

Para niños de entre 1 y 9 años, en tanto, la cantidad de productos lácteos recomendada por la Asociación Española de Pediatría (AEP) es de 2 o 3 raciones por día. ¿A cuánto equivale una ración? Una taza de leche (entre 200 y 250 mililitros), un bote de yogur (125 gramos) o unos 30-40 gramos de queso curado.

El consejo de los pediatras es que los niños no tomen más de medio litro de leche por día como costumbre, ya que, como en general los niños también consumen otros productos lácteos, además de la leche, con esta cantidad la necesidad diaria ya estaría cubierta.

Los adultos debemos dejar la leche entera

Y esto, ¿por qué? La diferencia entre la leche entera y la desnatada es la grasa que contiene. Es más sana la leche con menos grasa, la leche y todo con menos grasa, pero la grasa también es necesaria.

Si eliges tomar leche semi o desnatada será porque quieres llevar una dieta equilibrada, pero no porque tomar leche entera sea el mal.

La leche contiene hormonas y antibióticos

Esto NO es verdad. Aunque se utilicen antibióticos en algunos casos para la prevención de infecciones mamarias en la vaca. Los antibióticos se usan con fines médicos pero nunca se encontrara leche en el mercado con LMR (límite máximo de residuos) por encima de lo establecido en la legislación.

En el caso de que se administren (este tema esta regulado), se respeta un tiempo de espera para lograr que el animal metabolice estas sustancias, de modo que finalmente no estén presentes en la leche. Luego en los procesos de UHT y pasteurización se acaba con estos microorganismos.

El tema de dar hormonas a los animales de producción (carne, leche…) para fomentar su crecimiento está prohibido desde hace ya unos años. REAL DECRETO 2178/2004, de 12 de noviembre, por el que se prohíbe utilizar determinadas sustancias de efecto hormonal y tireostático y sustancias beta-agonistas de uso en la cría de ganado.

La intolerancia a la lactosa es alergia a la proteína de la leche

Tan solo un 2 % de la población es alérgica a la proteína de la leche, por lo tanto esto no es verdad.

En resumen

En definitiva, la leche es la leche. No dejes de tomarla si no tienes alergias ni intolerancias. Toma yogurt y toma lácteos como todo, con moderación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.