Miso ¿Qué es este condimento y cómo puedo usarlo?

5/53 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

El miso es un alimento que a día de hoy sigue siendo un completo desconocido. Y no será porque la cultura japonesa no esté calando fuerte en nuestro país, eso seguro. Pero claro, son tantos conceptos nuevos, tantas formas de cocinar que uno no puede estar atento a todo.

Es completamente normal no estar familiarizado con este condimento, por lo que hoy os vamos a hablar un poquito del miso y de las maravillas que podéis hacer con él en la cocina. Seguro que se convierte en vuestro nuevo mejor amigo, no sólo para su famosa sopa de miso o un delicioso ramen, sino como sabor umami para otras recetas, te advierto que es adictivo.

¿Qué es el miso?

Lo primero es lo primero. El miso es un condimento en forma de pasta que se obtiene gracias a la mezcla de granos fermentados de soja, arroz (entre otros ingredientes que veremos más tarde) y sal marina. Esta fermentación se produce gracias al hongo koji, convirtiendo este producto en probiótico formado por microorganismos vivos.

Su origen es complicado de rastrear, porque si bien es conocido como un producto tradicional japonés, hay constancia de que llegó al país del sol naciente en torno al siglo VII desde Corea o China.

En un principio, se utilizaban los granos de soja sin moler, pero más adelante descubrieron que podían convertirlo en una pasta homogénea que era mucho más fácil de manejar. El miso ha sido hasta hace relativamente poco un alimento muy unido a la cocina más sencilla y humilde.

¿A qué sabe el miso?

Tiene un sabor suave, ligeramente dulce, salado y umami. Textura suave y cremosa que combina perfectamente para hacer un caldo rápido o macerar carne o pescado.

Además va bien con bebidas de sabores cítricos o con una nota picante, como la cerveza. Ideal para recetas de pescados blancos, acompañar tofu, sopas claras o darle un punto a tus ensaladas.

Tipos de miso

Dependiendo de la fermentación que tenga, los ingredientes utilizados y el proceso que se realice, se puede encontrar distintos tipos de miso que tienen grandes diferencias.

  • Miso blanco o shiro miso: se elabora con arroz y una pequeña porción de soja. Tiene una fermentación de dos meses aproximadamente y es el más utilizado en la cocina, debido a su sabor más suave que no enmascara el resto de sabores
  • Miso rojo o Aka miso: Tiene una fermentación mayor, siendo un año lo mínimo. Recibe ese nombre debido al tono rojizo que ha conseguido y su sabor es bastante más intenso que el blanco.
  • Hatcho miso: Este miso se elabora solo con granos de soja, adquiriendo un color más oscuro y un sabor muy fuerte. Tiene muchas proteínas y es apto para celíacos.
  • Genmai miso: La particularidad del genmai miso es que está hecho con arroz integral, lo cual le da un sabor más salado y pronunciado, y es muy aromático. También es apto para celíacos.
  • Mugi miso: Se prepara con soja y cebada, cogiendo un color rojizo al fermentar. Destaca mucho por su aroma, que lo distingue de los misos de arroz.

Beneficios y propiedades del miso

El miso, al ser un alimento probiótico, tiene una gran cantidad de beneficios para el cuerpo humano. Esto se debe a que las bacterias que contiene son muy buenas para el sistema digestivo.

Este condimento se compone de legumbres y cereales, por lo que nos proporciona un montón de hidratos de carbono de absorción lenta, así como vitaminas, calcio, magnesio y ácido fólico entre otros.

Al tener un sabor tan salado, puede ayudarnos a eliminar otros potenciadores de sabor como la sal, que es menos saludable. Es tan potente que incluso con pequeñas cantidades quedaremos satisfechos.

¿Cuánto dura la pasta de miso?

Cuanto más claro el color, más suave es su sabor y menos se conserva. Aunque esto es si lo haces en casa, lo normal es comprar la pasta miso en un recipiente cerrado al vacío y tiene una vida muy larga. Incluso una vez que se ha abierto el recipiente, se puede conservar en la nevera durante meses o un año entero. También se puede congelar sin problema.

Uso del miso en la cocina

Este condimento lo podéis utilizar de mil maneras. La más sencilla es disolverlo junto a otros ingredientes para crear salsas, marinados, cremas o sopas.

Si lo mezcláis con un ingrediente que lo aligere un poco (como aceite de oliva, zumo de limón o vino blanco), podéis encontrar un glaseado estupendo para las verduras que os puedan parecer un poco más sosas.

Lo más importante es que no sometáis el miso a temperaturas muy altas o cocciones prolongadas, para evitar matar los microorganismos que lleva y que tan bien le sientan al cuerpo. Si os decidís a hacer la mítica sopa de miso, añadidlo siempre al final.

En resumen…

¿Qué os ha parecido el miso? Es un condimento de lo más versátil que podéis utilizar en muchísimas recetas para darle un toque increíble. Probadlo en vuestros platos y dejadnos en comentarios cuales han sido los resultados. Seguro que os salen comidas con miso de rechupete.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.