Pan dulce de avellanas. Trenza navideña

Compartir Twittear
4.5/52 votos
Pan dulce de avellanas. Trenza navideña

Info.

Ingredientes para Pan dulce de avellanas. Trenza navideña

  • Para la masa de la trenza: 150 ml de leche tibia
  • 5 g de levadura seca de panadería
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g de harina de trigo y un poco más por si acaso
  • Una pizca de sal (5 gramos aprox.)
  • Para el relleno: 200 g de avellanas troceadas
  • 35 g de azúcar
  • 1 manzana grande
  • Ralladura de medio limón
  • Zumo de medio limón
  • 10 ml. de nata líquida
  • 1 cucharada de mermelada de melocotón
  • Para el glaseado de la trenza: 50 g de azúcar glasé
  • El zumo de medio limón

Cómo hacer trenza de pan de avellanas.

En todo este tiempo que llevo escribiendo y cocinando en el blog, después de la cantidad de recetas cocinadas y compartidas con vosotros, no ha habido un solo día que no haya aprendido algo nuevo.

Muchas de las recetas de pan que presento conllevan, después de un poco de investigación, pruebas y ajustes varios hasta dar con la fórmula adecuada.

Preparar esta trenza de pan de avellanas para Navidad en casa está al alcance de todos, solo hay que tener paciencia y un poco de maña a la hora de darle forma.

Asequible para quienes nunca habéis hecho pan, pues de éste tiene más bien poco. No os voy a engañar, no se hace en media hora como la flor de hojaldre de Navidad, lleva su tiempo.

Este pan dulce aguanta en muy buen estado y apenas se seca con el paso del tiempo gracias a la jugosidad que aporta el relleno. Eso sí, hay que cubrirla con un paño o guardarla en una lata o caja.

Más que nada para que no se ensucie, aunque es bien posible que dure dos asaltos y no tengáis necesidad de ello porque está de rechupete.

Preparación de la masa del pan de avellanas

  1. Comenzamos por la masa y, para ello, en un recipiente hondo y amplio mezclamos la levadura seca con una cuarta parte de la harina.
  2. Agregamos la leche tibia, removemos y mezclamos bien. Dejamos reposar la mezcla durante 10 minutos.
  3. A continuación añadimos la sal, el azúcar, la mantequilla en trocitos y el resto de la harina y amasamos bien con las manos hasta que la masa no esté casi pegajosa.
  4. Cada harina es un mundo así que puede que necesitemos añadir un poco más porque la masa se nos haya quedado excesivamente pegajosa.
  5. En este caso lo hacemos poco a poco para no pasarnos y terminar con una masa excesivamente seca.
  6. Hacemos una bola con la masa. Tapamos con papel film o un trapo de cocina limpio.
  7. Dejamos reposar durante un par de horas en un sitio cálido y alejado de corrientes de aire. El horno, por ejemplo, es buen lugar para ello.

Preparación del relleno de la trenza de pan de avellanas

  1. Mientras la masa reposa y fermenta, preparamos el relleno. Para ello troceamos las avellanas al gusto. A nosotros nos gustan con diferentes tamaños para encontrarnos tropezones al hincar el diente a la trenza.
  2. Debemos tener las avellanas listas para cuando la masa esté levada.
  3. Pelamos y rallamos la manzana, vertiendo luego por encima el zumo del medio limón para que no se ennegrezca la pulpa.
  4. Incorporamos  la manzana a las avellanas troceadas junto con el azúcar, la ralladura de limón y añadimos un poco de nata.
  5. Queremos que la mezcla quede ligeramente húmeda, pero no en exceso. Más bien jugosa.

Amasado de la trenza de avellanas

  1. Cuando la masa haya fermentado, apretamos con el puño para desgasificar.
  2. Sobre una lámina de papel vegetal o tapete de silicona extendemos la masa. Usamos un rodillo para darle forma de rectángulo de unos 30 x 40 cm.
  3. Podemos espolvorear un poco de harina por la superficie para evitar que el rodillo se pegue a la masa.
  4. A continuación untamos una capa fina de mermelada por la superficie, dejando un margen libre de unos 3 cm alrededor del borde.
  5. Sobre la capa de mermelada repartimos el relleno, teniendo cuidado de no salirnos de los límites para que luego al enrollar la masa los bordes peguen bien.
  6. Precalentamos el horno a 180º C, arriba y abajo con calor convencional.

Forma y horneado de la trenza de avellanas

  1. Enrollamos la masa sobre sí misma, por el lado que sea más largo. Dejamos el cierre en la parte superior.
  2. Con un cuchillo liso y afilado cortamos el rollo por el medio longitudinalmente. Obtendremos dos tiras largas de masa rellena.
  3. Enrollamos cada tira sobre la otra, formando una trenza. Transferimos a una bandeja de horno, cogiendo para ello el papel vegetal o el tapete de silicona porque nos resultará más fácil.
  4. Cocemos durante los primeros 20 minutos a 180º C.
  5. Después subimos la temperatura a 200º C, para que se tueste la parte de arriba y cocemos la trenza unos 8-10 minutos más.
  6. Retiramos del horno y dejamos enfriar antes de ponerle el glaseado.

Glaseado y presentación final de la trenza

  1. Para el glaseado mezclamos el azúcar glasé con el zumo de limón y removemos.
  2. Esto lo hacemos poco a poco, para no pasarnos con el zumo y que el glaseado quede demasiado líquido.
  3. Pincelamos la trenza con el glaseado, ayudándonos de una brocha de silicona. También lo podemos dejar caer sobre la superficie. Al gusto.

Esta masa dulce rellena de avellanas, manzana y mermelada es perfecta para desayunar o merendar durante varios días.

Si no os queréis perder detalle de esta receta de pan dulce de avellanas, no dejéis de ver este álbum paso a paso.

Galería de la receta

Consejos para una trenza de pan de avellanas perfecta

  • La masa de la trenza es delicada y blanda, por lo que conviene hacerla en un lugar fresco para que no se desmorone al manipularla. Se puede introducir en la nevera, una vez enrollada y antes de cortar, durante 30 minutos para que solidifique ligeramente.
  • El trenzado tiene su aquel, así que es mejor hacerlo a cuatro manos. Pedid ayuda para ese momento.
  • La mermelada sirve de pegamento entre la masa y el relleno, no prescindáis de ella. Se puede usar cualquiera que tengáis a mano.
  • Para un glaseado menos cítrico se puede usar agua en vez de limón o una mezcla de ambos.
  • El relleno permite múltiples variaciones: almendras, nueces, pasas, especias, pera, melocotón y otras frutas. En la imaginación está el límite.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.