Pasta italiana. Tipos y cómo cocinarla

Compartir Twittear
2.9/57 votos
Pasta italiana. Tipos y cómo cocinarla

Info.

Ingredientes para Pasta italiana. Tipos y cómo cocinarla

  • 400 g. de vuestra pasta seca preferida
  • 1 puñado generoso de sal, una cucharada rasa por cada 200 gramos de pasta.
  • 3 litros de agua (750 ml. por cada 100 g. de pasta)

Pasta. Tipos y formas de cocinarla.

Si el dinero no da la felicidad, a lo mejor “la pasta” sí lo hace.

Existen un mooontón de tipos diferentes de pasta y, por suerte, actualmente no necesitamos viajar a Italia para descubrirlos ya que disponemos de una gran parte de ellas en nuestro supermercado.

Aunque en esencia hay a quienes todas podrían parecerle lo mismo, la realidad es que no lo son y cada una de ellas se merece su trato y su salsa especial.

Abran paso, hay más vida más allá de los espaguetis y los macarrones y yo os la voy a contar.

¿Quién no sabe preparar pasta?

Seguro que más de uno y de una se autoproclama experto en la preparación de pasta. Claro, en principio solo tienes que sacarla del paquete y ponerla a hervir. Error.

Seguro que son los mismos o las mismas que preparan la pasta carbonara con nata, otro error muy español, o los que le ponen aceite al agua antes de hervir la pasta o les echan agua fría para cortar el hervor. Error, error y más error.

Las pasta tiene su punto perfecto de cocción y como todo en la vida, las cosas aparentemente más simples, son las más difíciles de conseguir. Para saber cómo debes cocinar una pasta en condiciones aquí te dejo 10 consejos para hacer pasta como un italiano.

Cómo cocer pasta al dente

La pasta admite mil y una recetas, combinaciones de ingredientes y modos de presentación, pero solo existe una forma de prepararla, bien, y es a la italiana.

La cazuela con 5 kilos de macarrones que hacía para toda la semana en el piso de estudiantes en Santiago es lo mismo que una paella preparada con lentejas… a lo mejor está rica pero os aseguro que no es paella.

  1. Condimentos en el agua. Nunca debemos añadir condimentos tales como orégano o laurel en el agua de la pasta mientras se está cociendo, ni frías en una sartén la pasta con salsa de tomate precocinada. Todos estos ingredientes deben ser añadidos a la pasta una vez se ha colado, secado y se ha servido en un plato.
  2. Cuando empiece a hervir a borbotones (tiene que hervir a fuego muy fuerte, que casi salsa de la cazuela) echamos 1 puñado generoso de sal, una cucharada rasa por cada 200 gramos de pasta.
  3. Seguidamente añadimos la pasta, siempre toda junta. Removemos con una cuchara de madera para que no se pegue y quede suelta, durante la cocción, no debes de dejar de remover la pasta y debemos probar de vez en cuando para comprobar que la dejas ‘al dente’. No recomiendo cocer la pasta con tapadera.
  4. En el reverso del paquete de pasta viene el tiempo de cocción, debemos guiarnos por estas instrucciones del fabricante de la pasta italiana porque para cada tipo es distinto. Así conseguiremos lo que se llama pasta “al dente” o en su punto justo, es decir, que no se pase, aunque un gran consejo es probarla casi al final por si acaso en el envase nos engañan.
  5. Una vez transcurrido el tiempo escurrimos la pasta inmediatamente, juntamos todo con el acompañamiento o salsa. Cuando la retiramos del fuego, no hay que debemos dejar reposar ni añadir agua fría, solo escurrimos y guardamos un poco de agua caliente para mantecar la salsa y finalmente remover. Simplemente deliciosa.

Tipos de pasta

Tipos de pasta hay muchos y cada uno de ellos está indicado para preparar un plato concreto o para ser acompañado de una clase de salsa. Por su forma, textura, tamaño o ingredientes, podemos encontrar infinidad de posibilidades.

Algunos expertos dicen que podemos llegar a encontrar más de 350 tipos de pasta… Aunque hoy aquí os explico los tipos de pasta más consumidos en España y que más me gustan, muchas de ellas de Pastas Garofalo.

Gnocchis o Ñoquis

La mayoría de vosotras ya sabéis que están elaborados a base de patata, sémola de trigo y queso de ricota. Aunque presentan un gran número de variedades a lo largo de la geografía italia.

Los más comunes son los gnocchis de forma ovalada que tenéis en el blog y se cree que su origen fue consecuencia del encarecimiento de la harina de trigo a finales del S.XIX, cuando los campesinos trabajan en los molinos para los señores feudales.

Casarecce

Un tipo de pasta corta original de Sicilia. Son pequeños giros de pasta, que aparecen enrollados sobre sí mismos. Casarecce significa literalmente “casero“, debido a su forma suelta y de forma libre. Sus grietas son excelentes para absorber la salsa.

Farfalle o pajaritas

Proceden del norte de Italia (Lombardía y Emilia- Romaña) Los farfalle se caracterizan por tener una textura doble más ligera en los extremos y más densa en la parte central. Son perfectas para combinar como guarnición o con verduras.

Fusilli o hélices

Son enroladitos de cuatro centímetros aproximadamente y por su forma son ideales para acompañar platos con salsas, como por ejemplo una de langostinos y curry, ya que su superficie hace que los líquidos se adhieran muy bien a ellos. También son ideales para ensaladas.

Tagliatelle o tallarines

Los tagliatelle o tallarines son un tipo de pasta plana con forma de cinta (más anchos que los espaguetis). Su textura es más porosa y por eso ligan muy bien con salsa potentes, ya que se impregnan muy bien en la pasta, pero por sorprendente que pueda parecer, también quedan fetén con una ensaladita fresca de fruta.

Espagueti – Spaghetti o Spaghettini

Son los reyes de la casa. Una pasta larga que son largos y anchos (no aplastados) y existen en diferentes grosor. Los espaguetis son muy versátiles desde una simple pasta aglio (sofrita con ajo y cayena) a unos espaguetis al nero di sepia, con salsa de naranja o con setas y panceta que está ¡de rechupete!

Tagliatelle o Tallarines

Son similares a los espaguetis pero con sección rectangular o plana. Pasta seca del tipo alargada, de ancho pequeño y con forma de cinta achatada (más anchos que los espaguetis). También los tienes como os presento en la foto, en forma de nido, mucho más fácil de cocer.

Los tagliatelle o tallarines tienen una textura es más porosa y por eso ligan muy bien con salsa potentes, ya que se impregnan muy bien en la pasta, pero por sorprendente que pueda parecer, también quedan fetén con una ensaladita fresca de fruta.

Fettucine

Los fettuccine también son planos, como los tallarines, y están hechos generalmente a base de huevo y harina.

Una de las recetas estrella con esta pasta son los famosos Fettuccine Alfredo (o Fettuccine al burro), que se elaboran con un salsa a base de mantequilla y queso parmesano. Aunque a mí personalmente me encanta utilizar esta receta con espaguetis para hacerla “más ligera”.

Pasta al huevo o pasta fresca

Lo único que la diferencia de las demás son sus ingredientes, ya que está elaborada con huevo. Lo mejor de esta pasta no es comprarla hecha si no hacerla por ti mismo o por ti misma en casa. Por si te animas te dejo un libro en el que aprenderás todos los secretos de esta maravillosa pasta.

Macarrones

También estrellas y también de múltiples tamaños, el macarrón es perfecto para todo tipo de salsas, carnes y verduras, en frío y en caliente. En este caso a diferencia de las pajaritas, los macarrones provienen del sur de Italia, de Sicilia. A mí me encanta cocinarlos con pisto, (te animo a probarlos, te va a encantar), con berenjenas o gratinados tipo mac and cheese.

Ravioli

Y por último y no menos importante ¡los ravioli! Que entraría directamente en el apartado de pastas rellenas. Son cuadraditos y pueden estar rellenos de carne, de queso, de verdura, albahaca, de mejillones y setas y de lo que quieras. Generalmente se acompañan con algún tipo de salsa básica como el pesto o la salsa de tomate.

Canelones o Cannelloni

Los canelones o cannelloni son una pasta ancha de forma rectangular que se emplea a menudo en la cocina italiana. En el blog encontraréis este tipo de pasta seca rellena de carne, pescado, verdura, requesón y espinacas.

Se puede comprar en placas y suele enrollar formando un cilindro (de ahí proviene el nombre que en italiano significa «canalón»), aunque también se puede encontrar ya con la forma cilíndrica. A veces aparece la denominación manicotti.

Lasaña o Lasagna

La lasaña o lasagna es un tipo de pasta que se sirve en láminas, además de denominarse así también a un plato que tiene pasta en láminas intercaladas con carne (ragú o salsa boloñesa) y bechamel.

Se trata de un plato de origen italiano que suele ir al horno y que admite muchos tipos de relleno. Veréis que la lasaña está bien presente en el blog, y tenemos desde la típica con carne, hasta las más variadas, combinando ingredientes: pollo y espinacas, verduras y merluza, calabacín.

La palabra “lasaña” proviene del griego “lasanon”, a través del latín “lasanum”, que se refiere al pote en el que se cocinaba. La palabra singular en italiano es lasagna y en plural lasagne se aplica indistintamente al plato o a la pasta en forma de láminas.

En resumen…

La pasta es una gran aliada de una dieta saludable y mediterránea que debe estar en nuestro menú semanal, se debe combinar con una buena rutina de ejercicio ya que es una rica fuente de energía gracias a sus carbohidratos y proteínas, pero apenas aporta grasas.

Con pasta todo lo demás basta. Es versátil, está riquísima, casi todas las salsas le van de maravilla y, además, de un bocado te teletransportas a Italia sin salir de la cocina. ¿A qué esperas?

Andiamo!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.