Pisto manchego

Compartir Twittear
3.6/589 votos
Pisto manchego

Info.

Ingredientes para Pisto manchego

  • 1 k. de tomates maduros
  • 800 g. de pimientos verdes
  • 1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra (180 ml. aprox.)
  • Sal (al gusto)

Cómo preparar pisto manchego.

El pisto es una palabra castellana que significa “algo muy troceado”. Una de las recetas de verduras más conocidas es el pisto manchego.

Muy famoso en la cocina española y sobre todo de la castellana. Todo apunta a que sus orígenes son árabes, pero la versión española proviene de la cocina humilde de los campesinos manchegos, en la que utilizaban los productos de la huerta y que comían los propios jornaleros.

Se trata de una fritada de verduras y hortalizas en el que los ingredientes indispensables son los tomates y los pimientos. El verdadero pisto se hace sólo con estos 2 ingredientes aunque poco a poco se han añadido más cosillas de la huerta. Entre los que destacan la cebolla, el ajo y el calabacín.

El pisto manchego se hace en cada casa de una manera, la fórmula del pisto manchego no está grabada en piedra.

Un plato que admite muchas variaciones y acompañamientos. Podéis encontrar el pisto de verduras (con un poco de todo de la huerta) o el pisto de calabacín que tanto hacemos en casa. Todas son opciones de rechupete.

Recordad que tiene un bajo aporte calórico por sí solo. Incluso puedes reducir la cantidad de aceite al mínimo bajando la temperatura de la cocción y que sea más sano si cabe.

Es muy típico acompañarlo de huevos fritos o de algún embutido. La longaniza, el chorizo o incluso la morcilla es lo más común.

Se puede servir como entrante aunque a mi me parece bestial como acompañamiento de un plato principal, de cualquier carne, ave o pescado. Una buena barra de pan y a mojar pan y no parar.

Preparación del pisto manchego

  1. La forma de elaborarlo es muy sencilla, ya que hay que ir haciendo los ingredientes en función de su tiempo de elaboración. Es decir, de lo que más tarda en hacerse a lo que menos tarda.
  2. Pelamos los tomates y les quitamos las semillas. Este paso es opcional y una forma de tener un pisto manchego de nota.
  3. Para conseguir que el tomate quede bien pelado, lo ideal es darle unos cortes en la piel y escaldarlos un par de minutos. Con ello la piel sale prácticamente sola. Trituramos y reservamos.
  4. Limpiamos de semillas los pimientos. Cortamos los pimientos en trozos más o menos iguales.
  5. Vertemos el aceite de oliva virgen extra en una olla o cazuela. Cuando comience a hervir añadimos los pimientos y sofreímos unos minutos. Cuando veamos que están pochaditos echamos los tomates.
  6. Sazonamos, tapamos la cazuela y la dejamos a fuego lento. Dejamos que se haga el pisto removiendo y machacando de vez en cuando hasta que los ingredientes estén en su punto.
  7. Lo sabréis cuando haya reducido el líquido de los tomates, aproximadamente 35 minutos, depende de cada cocina.
  8. Por último, rectificamos de sal si hiciese falta. Si añadimos un poco más le damos unas vueltas para que se distribuya bien la sal.

Para esta receta hay que tener un poco de paciencia y mucho cariño. Pues no queremos que nos salga un sofrito, sino un buen pisto.

Os recomiendo hacerlo un fin de semana, o un día que queráis pasar tiempo en la cocina.

Aquí tenéis un paso a paso en fotos donde muestro como preparar esta receta de pisto manchego casero. No os perdáis detalle para que os salga de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para un pisto de rechupete

  • Como acompañamiento, se puede comer tanto frío como caliente. Espero que os guste y si no lo habéis cocinado aún, os animéis con unos de los platos más famosos de España.
  • Mucha gente lo hace con robot de cocina o con la olla express, yo también lo he hecho alguna vez así. No queda mal, pero os aseguro que de forma tradicional el resultado es mucho más rico. Se tarda más pero merece la pena su sabor. Las verduras no se destrozan tanto, lo artesanal en este caso triunfa.
  • Es recomendable dejarlo reposar media hora antes de comerlo. Y ya no te digo de un día para otro, perfecto para acompañar y como base de muchas otras recetas.
  • El pisto de verduras es una opción perfecta para aprovechar todo el sabor del campo. Una conserva casera de pisto casero vale su peso en oro, un clásico de las conservas verduleras.
  • Es muy común servir este pisto manchego con un huevo frito (con puntilla a ser posible), huevos revueltos o escalfados. Aunque también lo podemos poner como guarnición de un conejo al ajillo, pollo asado, el relleno de unos calabacines o berenjenas, un poco de pasta, … sus posibilidades son infinitas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. La vida de un bocado dice:

    El pisto es algo…que me encanta. Delicioso. Otra receta con muchas verduras y muy sabrosa?
    Menestra!

  2. sergio dice:

    Hola Alfonso, tal como comentas en la introducción el verdadero pisto manchego solo lleva tomate y pimiento. Aunque este tiene muy buena pinta.

  3. Valentín dice:

    Desde luego este pisto se me ha quedado corto… voy a tener que volver a preparar más. Gracias por todas tus recetas, siempre salen bien.

  4. Ismael dice:

    Menos mal que queda alguien con conocimiento entre tantas páginas, el pisto manchego original es tomate y pimiento, lo demás sobra, aunque yo le echo un poco de cebolla nunca diré que es el auténtico. En el sur de Ciudad Real se suele acompañar de magro de cerdo y en ocasiones huevo frito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.