Pitu caleya. Receta asturiana

Compartir Twittear
3.7/533 votos
Pitu caleya. Receta asturiana

Info.

Ingredientes para Pitu caleya. Receta asturiana

  • ½ pitu caleya o pollo de corral
  • 3 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 150 g. de pimiento verde
  • 100 ml. de Jerez
  • 100 ml. de brandy o coñac
  • 400 ml. de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Cómo hacer un pitu caleya, pollo campero o pollo de corral.

Según en la región de España en la que nos encontremos, es un pollo alimentado de forma casera y natural. El pitu caleya, que traducido del asturiano viene a decir algo como pollo de la callejuela o camino, nada tiene que ver con cualquier otro pollo, grande o pequeño de granja. Hoy os traigo la recetas con carne de cómo preparar un pitu caleya de forma tradicional, al estilo asturiano.

Estos animales se alimentan sin pienso, de forma natural, o sea, lombrices, maíz o semillas. Como resultado de su trato y alimentación tendremos unos ejemplares de gran tamaño, hasta los 6 kg de peso, de carne oscura y con menor cantidad de grasa, o por lo menos diferente a la que tiene cualquier pollo de granja.

La carne, inicialmente dura, se quedará super suave, perfecta para disfrutar tanto niños como mayores. Se trata de una delicia gastronómica típicamente asturiana que si bien hasta no hace muchos años estaba relegada a las cocinas de las madres y abuelas.

Hoy en día podemos encontrar el pitu caleya en muchos restaurantes por toda Asturias como símbolo de su calidad gastronómica. Espero que podáis probarlo y si es posible cocinarlo en casa, todo un lujo y un triunfo asegurado.

Antes de empezar con el pitu caleya o pollo campero

  1. Pedimos a nuestro carnicero que nos trocee el pitu caleya. Ya en casa podemos hacer dos cosas, cocinar el pitu con piel o no.
  2. Yo he optado por retirar la piel y la grasa superficial del pollo. Se trata de un plato bastante contundente y no quiero que sea graso en exceso.
  3. En un recipiente dejamos que el pollo se adobe con los dientes de ajo troceados, regándolo con un chorrito de aceite de oliva. Lo ideal es dejar el pollo de un día para otro.
  4. En una cazuela ancha calentamos un buen chorro de aceite de oliva. Retiramos los ajos del marinado del pollo y lo doramos por todos sus lados hasta que adquiera un tono tostado. Reservamos el ajo del marinado para incluirlo más tarde.
  5. Añadimos las cebollas troceadas en pedazos gruesos, el ajo que tenemos reservado y el pimiento verde de la misma manera, de forma tosca.
  6. Sofreímos las verduras durante unos 25 minutos, a fuego medio-bajo, hasta que estén bien blanditas. Es necesario que, de vez en cuando removamos y rasquemos el fondo de la cazuela para evitar que se puedan quemar. Salpimentamos.

Cocción del pitu caleya y presentación final

  1. Cuando las verduras estén bien pochada, añadimos el vino de Jerez y dejamos que se evapore unos minutos. Agregamos entonces en coñac y dejamos de nuevo que se vaya el alcohol.
  2. Añadimos 400 ml. de agua y dejamos que comience a cocinarse el guiso, a fuego mínimo y tapado. El pitu debe cocinarse unas 2 horas y media, hasta que la carne quede bien tierna. De vez en cuando agitaremos la cazuela para comprobar que no se queme y, cuando veamos que hace falta más líquido, añadiremos algo más de agua.
  3. Probamos de punto de sal y pimienta. Si hiciese falta salpimentamos de nuevo. Debemos tener la cazuela tapada en todo el proceso, una vez que pongamos la carne a estofar con el líquido.
  4. Una vez que la carne esta lista podemos pasar la salsa por el chino o pasapuré para eliminar cualquier tropezón o servirla tal cual, eso ya será al gusto del consumidor.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de pitu caleya en este álbum. No os perdáis detalle y os saldrá perfecto.

Galería de la receta

Consejos para un pitu caleya perfecto

  • Debido a estas peculiaridades el tiempo de cocinado de este pollo es mayor que el de uno tradicional, pero eso sí, su sabor no tiene punto de comparación.
  • Para preparar esta receta, lo principal es contar con un buen ejemplar. Pero además, lo que vamos a necesitar es, cocinar sin prisa, dándole tiempo a la carne a que se ponga tierna, y lo más importante, disfrutar del proceso pensando en el sabrosísimo bocado que nos espera. Este tipo de guisos ganarán en sabor de un día para otro.
  • Podemos acompañas la carne de unas patatas dados, perfectas para mojar en la salsa. Os aseguro que vale la pena el tiempo empleado, el resultado es de rechupete.
  • Si te gusta el cuchareo, no puedes dejar de probar su famosa fabadaSus mundialmente conocidas fabes con almejas o esas espectaculares verdinasPara abrir boca, tienes sus bollos preñados o unas cebollas rellenas. A mi las que más me gustan son con bonito, pero también las tienes con carne. Para acabar una jornada gastronómica que no olvidarás. Sus postres, el arroz con leche más rico que habrás probado nunca o el tocinillo de cielo de Pravia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Maria dice:

    Buenisimo!!!

  2. Adri dice:

    Hola Alfonso! Muchas gracias por tus recetas, en especial por poner en alza a la cocina asturiana, quizás en poquito tiempo te has convertido en mi referente en gastronomía pues siempre publicas recetas que nos gustan en casa, es como si fueses de la familia. Cuando he visto que tenías el pitu publicado… me he ido directamente al mercado a comprar uno y prepararlo en casa. La casa olía como la de mi abuela en Navidad, otra receta genial para la buchaca.
    El arroz con leche es glorioso… lo dejo aquí, por no publicar dos comentarios. Pero sobre todo para que el que lea o la que lea la receta sepa que está testada por un buen gourmet y que sale de rechupete. 100 % recomendable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.