Polvorones de almendra sin horno

Compartir Twittear
3/51 voto
Polvorones de almendra sin horno

Info.

Ingredientes para Polvorones de almendra sin horno

  • 500 gr. harina
  • 250 gr. manteca de cerdo blandita, en pomada
  • 125 gr. almendra molida
  • 125 gr. azúcar
  • 1 cucharada de canela
  • Azúcar molido o glass para decorar

Uno de los postres estrella de las fiestas navideñas son, sin duda, los polvorones. Se trata de unas pequeñas porciones dulces elaboradas con manteca, harina, azúcar y almendra que nunca pueden faltar en las mesas navideñas junto con los turrones de todo tipo y los mazapanes. La localidad de Estepa, en Andalucía, es quizá la más famosa por su fabricación de mantecados y polvorones en España, aunque existen otras localidades donde también preparan estos pequeños manjares, que son igualmente valorables en calidad y sabor, como los polvorones toledanos o los de Tordesillas. Lo especial de estos polvorones es que no han pasado por el proceso de horneado posterior a la formación de cada bocado. Se elaboran mezclando los ingredientes, dándoles la forma característica y dejándolos secar durante, como mínimo 6 a 12 horas, antes de poder consumirlos. La textura que se consigue es menos hojaldrada y más compacta, pero el sabor es quizá más intenso y aromático.

Debido al hecho de tener que secarse a temperatura ambiente, suelo preparar porciones más pequeñas y finas que cuando hago los polvorones de almendra con horno. Así facilito el proceso y tengo que emplear menos paciencia en esperar a que estén listos para degustarlos. Os aseguro que son una auténtica delicia, totalmente de rechupete, ya me contaréis.

 Preparación de los polvorones de almendra sin horno

  1. Lo primero que hacemos es tostar la harina, así la aromatizamos, le damos color y eliminamos su humedad. Ponemos la harina en una sartén amplia y, sin parar de remover la dejamos a fuego medio-alto hasta que vemos que ha cogido color. Es muy importante no quitar el ojo de encima a la harina ya que en unos pocos segundos podría quemarse. Reservamos la harina hasta que se haya enfriado.
  2. En un bol mezclamos la manteca a temperatura ambiente con el azúcar. Batimos hasta formar una crema. Es fundamental que la textura de la manteca sea en pomada ya que en caso contrario no podríamos trabajarla. Vamos incorporando la harina al bol, siempre tamizada, para deshacer los grumos que pueden haber quedado del tostado.
  3. Añadimos le resto de ingredientes y mezclamos bien con un tenedor hasta que se convierta en una masa con textura arenosa. Compactamos esa arena con la mano para formar una bola y sobre un papel sulfurizado la aplanamos hasta que adquiera un grosor de 2 cm. Podríamos utilizar un rodillo pero la masa es muy blandita y no es necesario.
  4. Cortamos los polvorones con el cortapastas elegido y los vamos dejando sobre una rejilla. Recogemos los restos y recortes de masa, volvemos a hacer una bola y repetimos la operación.
  5. Colocamos todos los polvorones sobre una rejilla y espolvoreamos azúcar glass o molido para decorarlos. Los dejamos secar entre 6 y 12 horas, dependiendo de la temperatura y la humedad ambiente. Dejadlos en un lugar seco, que no haya humedad, además de lejos de los ansiosos de los polvorones, no queremos que desaparezcan antes de tiempo.

En este tiempo habremos conseguido unos 20 dulces navideños de categoría, y si los envolvemos en el típico papel de seda, tendremos una estupenda idea para regalar.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.