Pota y calamar ¿Son lo mismo?

4.7/57 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Los calamares son una delicia que podemos disfrutar con una gran cantidad de recetas. Desde unos deliciosos calamares en salsa americana a una exquisita sopa de calamares, sin olvidarnos del tradicional bocata de calamares madrileño o el fantástico arroz meloso con calamares. Es un ingrediente que tiene usos casi infinitos en la cocina, y se puede añadir a cientos de recetas.

El problema es cuando queremos comer calamar y lo que nos dan es pota. Esto nos lleva a una pregunta que nos hacéis bastante. ¿Son la pota y el calamar lo mismo? La respuesta es bien sencilla. No, la pota y el calamar son cosas parecidas, pero no son lo mismo.

¿Qué es la pota?

La pota también como luras en Galicia o jibia en Sudamérica (se llama choco cuando su tamaño es como el de la palma de la mano), se divide en varias especies, pota común (Todarodes sagittatus), la pota voladora (Illex coindetii) de tamaño pequeño o la pota argentina (Illex argentinus), la de mayor calidad y que solemos encontrar en las secciones de congelado.

Pota o lura son nombres vulgares que reciben ciertas especies de moluscos marinos pertenecientes a la clase Cephalopoda, subclase Coleoidea, orden Teuthida, con un aspecto semejante al del calamar con el que suele ser confundido. El nombre pota procede del catalán y significa pata.

Clases de pota o lura que encontraréis en el mercado

  1. La pota común (Todarodes sagittatus) es de color rosado claro con pequeñas manchas violáceas o rojizas y azuladas, así se camufla muy bien en el agua marina. Suele medir unos 25 cm. y se pueden encontrar en el Mediterráneo. Los de aguas atlánticas son más largas, de hasta 75 centímetros. Al igual que el calamar, cuando se siente atacado por otras especies, dispara una tinta de color marrón oscuro. Comen otros peces, crustáceos e invertebrados en general, con lo que su sabor, no es tan delicado como el calamar, pero también está muy ricas, aunque es quizás el tipo de pota de menor calidad gastronómica y suele ser muy barata.
  2. En el mercado encontraréis de manera habitual la pota argentina (Pibex argentinus) que suele presentarse congelada. Tiene una maza tentacular muy larga y cuatro ventosas pequeñitas. Es de color rojo púrpura y de unos 40 cm. de longitud.
  3. Y por último, la pota costera (Todaropsis eblanae) que es la más parecida en aspecto al calamar y que suelen vender en algún sitio como calamar, pero que no llega a su calidad. Debéis prestar atención a estos temas a la hora de comprar y exigir siempre ver su procedencia. Así no compraréis duros a cuatro pesetas.

Si queréis saber las diferencias entre la pota y el calamar os las explicamos aquí abajo, así podréis evitar que os den gato por liebre o, en este caso, pota por calamar.

4 diferencias entre la pota y el calamar

  1. La pota y el calamar tienen grandes diferencias a nivel visual. Si observamos un calamar entero crudo, sus aletas forman un rombo que ocupan prácticamente la mitad del cuerpo del calamar. En cambio, la pota tiene las aletas de un tamaño bastante más pequeño y con forma de corazón. A nivel visual se distinguen también por el color. Mientras que el calamar tiene un color semi transparente que puede ir variando según la zona donde se pesque, la pota siempre tiene un color violeta.
  2. En cuanto al sabor, el calamar tiene un sabor más delicado que la pota. Esto no quiere decir que la pota esté mala, pero su sabor es más basto. La pota es perfecta para guisos que requieren un gran tiempo de cocinado porque adquieren más sabor, pero si vamos a cocinarlo directamente a la plancha vuelta y vuelta, el calamar tendrá un sabor mucho mejor.
  3. A nivel nutricional son casi iguales. Ambos animales cuentan con un alto contenido en proteínas, hierro y vitaminas, además de ser bajos en grasas, lo que los hace un alimento ideal para toda la familia que podemos añadir sin problema a nuestra dieta habitual.
  4. La mayor diferencia que hay entre la pota y el calamar es el precio. El precio de la pota es bastante inferior al del calamar, así que no está mal aprovecharlo para según qué elaboraciones. Mientras que la pota suele alcanzar unos 4€ el kilo, el calamar puede llegar a 11€ sin ningún tipo de problema, por lo que si nos venden calamar y nos ponen pota, nos están quitando dinero.

Ahora ya conocéis las diferencias entre el calamar y la pota, así podréis distinguirlos perfectamente en cualquier restaurante y saber lo que nos estamos comiendo y cuánto pagamos por ello.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.