Rosquillas gallegas al horno

Compartir Twittear
2.1/512 votos
Rosquillas gallegas al horno

Info.

Ingredientes para Rosquillas gallegas al horno

  • 500 g. de harina de trigo tipo repostería
  • 5 yemas de huevo y 2 huevos enteros (clara y yema) - 7 huevos en total
  • 100 g. de mantequilla
  • 100 ml. de anís (licor)
  • La ralladura de un limón y de una naranja
  • 1 pizca de sal (5 g.)
  • Para el glaseado: 300 g. de azúcar en polvo o glass
  • 150 ml. de agua tibia

Cómo hacer rosquillas al horno. Hoy os traigo una de esas recetas de postres que triunfan cada vez que las preparamos en casa, rosquillas con un toque de anís y cítricos.

Tienen todo el sabor de las rosquillas fritas, aunque con muchas menos calorías. Y es que casi todas las rosquillas que podéis ojear en el blog son fritas, sólo esta receta y las famosas rosquillas de San Isidro son al horno.

Quedan muy ricas de sabor aunque con una textura como de galleta o pasta dulce. Siguen teniendo el mismo sabor que si las friésemos pero un poquito más sanas.

Con esta receta os saldrán unas 30-35 rosquillas (depende del tamaño que las prepararéis). Aunque más pequeñas, tal como veréis en las fotos, están más ricas y se hacen antes en el horno.

Son fáciles y se preparan con ingredientes básicos que todo el mundo tiene en la cocina. Otra ventaja es que casi no se mancha la cocina, pues no vamos a freír este dulce. El horno va a trabajar por nosotros y en cuanto estén frías le vamos a dar un pequeño glaseado que las hará deliciosas.

Es un paso opcional, podéis sustituirlo con un toque de azúcar glass si sois muy ansiosos. Si las vais a glasear, hay que hacerlo bien, de forma delicada pues queremos poco cantidad, sólo una capa traslúcida sin que cubran por completo la rosquilla.

Preparación de la masa de las rosquillas

  1. Lavamos bien el limón y una naranja pequeña. Secamos y rallamos sin llegar a la parte blanca, no queremos que nos amargue el dulce. Reservamos.
  2. En un bol mezclamos la mantequilla derretida, las yemas, los 2 huevos, la ralladura de los cítricos y el anís. Debe quedar todo perfectamente integrado, podemos emplear una batidora.
  3. Incorporamos la harina al bol con los elementos líquidos poco a poco y la vamos integrando con el resto de ingredientes. Volcamos la masa sobre una superficie de trabajo y amasamos durante unos 10 minutos. Hasta que nos quede una masa lisa que no se pegue a las manos ni a la encimera de trabajo.
  4. Dejamos que la masa repose durante 1 hora y comenzamos a formar las rosquillas.
  5. Con pequeñas porciones de masa formamos unos cilindros finos que enrollamos sobre sí mismos hasta formar unos aros.  Seguid el paso a paso de las fotos si no lo habéis hecho antes.

Forma y horneado de las rosquillas

  1. Precalentamos el horno a 220º C.
  2. Colocamos las rosquillas sobre una fuente de horno y, con el horno a 220º C, horneamos durante 10 minutos. Para esta receta saldrán dos bandejas de rosquillas, si quieres menos, puedes dividir los ingredientes a la mitad. Calor arriba y abajo sin aire.
  3. Retiramos las rosquillas del horno y lass dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que estén totalmente frías antes de proceder a darles en baño con el glaseado.
  4. Una vez frías tenemos dos opciones, o bien, espolvoreamos con azúcar glas o azúcar blanquilla normal.
  5. Colocamos azúcar en un plato y vamos rebozando la rosquilla en el azúcar para que adhiera, de aquí a una fuente o directamente a la boca.

Preparación del glaseado de azúcar y presentación final de las rosquillas

  1. Mi recomendación es con un glaseado muy ligero. Para ello ponemos un cazo pequeño al fuego e incorporamos el azúcar glass y el agua. Dejamos que cueza el almíbar durante 5 minutos, dejamos que reduzca y apagamos el fuego.
  2. Pasamos todos las rosquillas por el almíbar. Colocamos todas las rosquillas ya frías en un bol y regamos con el almíbar.
  3. Con un tenedor removemos las rosquillas dentro del almíbar para que queden todas bien impregnadas.
  4. Luego pasamos las rosquillas en una rejilla, la del horno nos vale perfectamente. Esperamos que se seque el almíbar antes de meterle el diente a las rosquillas.
  5. Es importante que seamos ágiles en el momento en el que reguemos las rosquillas con almíbar. En pocos segundos el almíbar se solidificará y debemos tener ya todas las rosquillas bien bañadas. Os aseguro que el resultado es fantástico, de rechupete, por supuesto.

Un bocado delicioso y delicado para una merienda, un tentempié o simplemente para darnos un gustazo de rechupete.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de rosquillas al horno en este álbum. No os perdáis detalle y os saldrán unas rosquillas perfectas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.