Tarta Paulova o Pavlova. Pastel de merengue, nata montada y fruta fresca

Dificultad media105 min.8 pers.
4.3/510 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Tarta Paulova o Pavlova. Pastel de merengue, nata montada y fruta fresca

Ingredientes

  • 3 claras de huevo (100-110 gramos aproximadamente)
  • Azúcar blanquilla (unos 100 o 110 gramos, el mismo peso que el de las claras de huevo)
  • 1 cucharadita de zumo de limón o de vinagre
  • 1 cucharada de almidón de maíz
  • 550 ml de nata líquida para montar o crema de leche 35% M.G.
  • 100 g de azúcar glasé o en polvo
  • 6 fresas o 6 kiwis (o cualquier otra fruta que os guste para la decoración).

Cómo hacer una tarta Paulova. Una de las tartas tradicionales más famosas a nivel mundial al alcance de todos en tu casa.

La Tarta Paulova (o Pavlova) es una de las grandes tartas con nombre propio de la pastelería clásica internacional. Su estética es tan espectacular y llamativa que resulta imposible que no haya quien se quede con la boca abierta al verla. Por eso, y por lo deliciosa que está, os recomendamos hacerla cuando tengáis invitados. Veréis cómo vais a dejar al personal.

De la Tarta Paulova se dice que fue creada en honor de la bailarina rusa Anna Pavlova, durante una de sus giras por Australia y Nueva Zelanda en los años 20 del pasado siglo. Ambos países la reclaman como propia, por lo que el lugar de nacimiento de este dulce no está claro, aunque a nosotros nos da bastante igual. Lo que de verdad nos importa es que a alguien, en algún lugar, un día se le ocurriera inventar esta maravilla compuesta de merengue, nata montada azucarada y fruta.

Para que la Tarta Paulova salga bien hay que organizarse con tiempo, pues el merengue se cuece a horno suave durante más de una hora y requiere de un enfriado lento. Las prisas no son buenas en este caso, pero si no disponéis de tiempo, siempre podéis preparar cualquier otra de las tartas que tenemos en el blog. ¡Será por opciones!

La preparación de la Tarta Paulova no tiene misterio alguno, aunque es importante afinar bien el merengue que hace de base. Este es un merengue francés, que lleva una pequeña cantidad de almidón de maíz para aportar consistencia. Debe quedar crujiente por fuera, pero suave por el centro, algo perfectamente alcanzable siguiendo nuestra receta, consejos y recomendaciones.

Preparación del merengue para la tarta

  1. Esta receta arranca con la preparación del merengue que, en este caso, es un merengue francés. Lo primero que hay que hacer es pesar las claras y, después, pesamos la misma cantidad de azúcar y reservamos. Una vez hecho esto, nos ponemos en marcha.
  2. En un recipiente hondo y amplio batimos las claras, junto con una cucharadita de zumo de limón, con unas varillas eléctricas. Si tenemos un robot de cocina, podemos usarlo. Si no tenemos ni una cosa ni otra, nos toca batir a mano con unas varillas metálicas (mucho ánimo y a sacar músculo).
  3. Cuando las claras hayan empezado a tomar consistencia y hagan picos blandos añadimos el azúcar poco a poco. Batimos durante unos 10 minutos al tiempo que incorporamos una cucharada de azúcar, otra, otra y así hasta acabarlo.
  4. A continuación añadimos el almidón de maíz, sin dejar de batir, y solo paramos cuando notemos que, al coger un poco de merengue con los dedos, no notamos el granillo del azúcar. Este es el punto que hay que alcanzar con el merengue.

Preparación de la Tarta Paulova

  1. Forramos una bandeja de horno con papel sulfurizado o con una lámina de silicona y extendemos el merengue en forma de círculo. Hacemos un hueco poco profundo en el centro, como si hiciéramos un nido, que rellenaremos con la nata y la fruta.
  2. Cocemos el merengue en el horno, precalentado a 140º C (horno tradicional, sin aire, y con calor arriba y abajo) durante 80 minutos. Transcurrido este tiempo, entre-abrimos la puerta del horno y dejamos que se enfríe completamente en su interior.
  3. Cuando vayamos a servir la tarta Paulova, montamos la nata (que habrá de estar bien fría) con unas varillas eléctricas, un robot de cocina o manualmente. Cuando empiece a tomar consistencia, añadimos el azúcar glacé y seguimos batiendo haga que haga picos duros. Cuidado con pasarse, que se nos puede cortar y convertir en mantequilla.

Montaje y presentación de la tarta Paulova

  1. Rellenamos una manga pastelera con boquilla rizada con la nata montada azucarada y rellenamos el hueco central del merengue con ella. Podemos hacerlo igualmente sin usar una manga pastelera y usando una cuchara, pero queda mucho más vistoso de esta manera y esta tarta lo merece. Es esfuerzo es mínimo.
  2. Por último, pelamos los kiwis, retiramos las durezas y los cortamos en trozos regulares. Los colocamos sobre la nata montada azucarada de forma armoniosa, repartiendo bien por toda la superficie, y decoramos con hojas de menta fresca al gusto. Servimos inmediatamente.
  3. La clásica Paulova va coronada de fresas, pero estas se pueden sustituir por cualquier otra fruta. Nosotros hemos usado kiwi, que nos encanta, pero podéis usar la que más os guste.
  4. Hemos visto versiones con frutos del bosque, mango, fruta de la pasión, etc. Cualquier fruta que tenga un ligero punto de acidez quedará estupenda, pues el contraste con el dulzor del merengue y la nata azucarada lo piden a voces. Elegid vuestra preferida y os saldrá una Tarta Paulova de rechupete.

Aquí tenéis un paso a paso en fotos donde muestro como preparar esta receta de tarta Paulova. No os perdáis detalle para que os salga de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para una Tarta Paulova de rechupete

  • Para que las claras monten bien es importante que estén a temperatura ambiente. En caso de olvidar sacarlas de la nevera, el proceso se puede acelerar colocando el recipiente en que las vamos a montar sobre una cacerola con agua caliente a fuego muy bajo. El vapor las atemperará rápido y montarán estupendamente.
  • El montaje de la Tarta Paulova se hace minutos antes de servir, para que la nata no humedezca el merengue y le haga perder su textura crujiente.
  • No obstante, un buen truco para evitar que el merengue se humedezca una vez montada la tarta consiste en pintar la base y paredes interiores del merengue con chocolate blanco derretido.  Además de impermeabilizar la base, el chocolate blanco le da un punto de sabor extra muy agradable.
  • El merengue aguanta en buenas condiciones un par de días sí lo guardamos en un recipiente hermético y en un lugar seco. Esto nos permite prepararlo con antelación y dedicar apenas 10 minutos al montaje en el momento de servirlo.
  • Si el merengue se humedece, podemos arreglarlo cociendo en el horno a 140ºC (tal y como indicamos en la receta) durante 20 minutos.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Mini dice:

    Me encanta Alfonso, además de fácil de preparar!!!!! Qué delicia de postre, gracias por compartir la receta, la voy a preparar este fin de semana, Dios lo Bendiga!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.