Tempura de verduras con todos los trucos para que te quede perfecta, fina y crujiente

Compartir Twittear
5/53 votos
Tempura de verduras con todos los trucos para que te quede perfecta, fina y crujiente

Info.

Ingredientes para Tempura de verduras con todos los trucos para que te quede perfecta, fina y crujiente

  • Media berenjena
  • Medio calabacín
  • 5 flores de brócoli
  • 5 flores de coliflor
  • 4 setas shiitake
  • 4 rabanitos
  • 2 zanahorias
  • 1/4 de calabaza
  • Para la tempura: 1 huevo
  • 150 g. de harina para tempura (si no la encuentras en tu supermercado, sólo tienes que mezclar 100 g. de harina de trigo común, 45 g. de almidón de maíz tipo Maicena y 5 g. de levadura química en polvo)
  • 200 ml. de agua helada
  • 5 g. de azúcar
  • 5. g. de sal
  • 3 cubitos de hielo para mantener la masa fría una vez batida
  • Para la fritura: Aceite de oliva virgen extra suave (o aceite neutro de girasol o semillas) y una pizca de aceite de sésamo
  • Salsa para acompañar la tempura: 150 ml. de agua a temperatura ambiente
  • Salsa mirin
  • 5 g. de algas kombu
  • Salsa de soja

Cómo hacer una tempura de verduras.

A veces conseguir que en casa se coma verdura parece una verdadera misión imposible. Por suerte hay un montón de formas de convencer a los más pequeños para que se la coman (y a los no tan pequeños, que los pobres siempre se llevan la mala fama). Vale la pena buscar alternativas divertidas; la verdura forma parte de una dieta equilibrada y aporta nutrientes indispensables para nuestra salud.

Aunque el origen de la palabra tempura proviene del latín, este tipo de preparación — una fritura rápida en aceite muy caliente — es típica de la cocina japonesa. Los requisitos imprescindibles para una buena tempura son únicamente dos, que las porciones se puedan comer de un solo bocado y que no queden aceitosas.

Lo primero es muy fácil, pero para conseguir lo segundo hay que conocer los trucos de la mezcla. Que no cunda el pánico, los encontrarás todos más adelante con detalle o en nuestro especial de cómo freír de manera perfecta.

Por aquí ya hemos preparado setas en tempura y una deliciosa ensalada templada de langostinos en tempura, así que con esta receta completamos un trío más que apetitoso…

Preparación de la tempura de verduras

  1. Lavamos todas las verduras y pelamos la calabaza.
  2. Las troceamos, cortamos el calabacín y la berenjena en rodajas de medio centímetro de espesor. Laminamos la zanahoria y la calabaza en trozos un poco más finos aún. Cortamos las flores de brócoli y de coliflor en cuartos. Hacemos lo mismo con los rábanos, tras cortarles el tallo y el rabo.
  3. Troceamos las setas a la mitad. Reservamos todo en un bol.
  4. Echamos el agua fría en un cuenco, cascamos el huevo y lo batimos enérgicamente. Añadimos la pizca de sal y azúcar, vamos añadiendo la harina de tempura poco a poco mientras removemos, al acabar deberíamos tener una mezcla espesa.
  5. Ponemos una sartén al fuego con abundante aceite de oliva virgen extra suave. Le añadimos una cucharadita de aceite de sésamo y calentamos.
  6. Cuando el aceite está bien caliente vamos sumergiendo las verduras en la masa, escurrimos el exceso y freímos en el aceite hasta que estén ligeramente doradas. Retiramos a un plato cubierto con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.

Salsa para acompañar la tempura de verduras

  1. Para preparar la salsa que acompaña a las verduras colocamos un cazo con 150 ml. de agua al fuego y cuando esté hirviendo añadimos 5 g. de algas kombu.
  2. Lo dejamos infusionar 5 minutos y colamos. Volvemos a poner ese agua al fuego, añadimos un par de cucharadas de salsa de soja y una de salsa mirin y llevamos a ebullición.
  3. Retiramos del fuego, echamos una cucharada de azúcar y removemos hasta que se diluya. Reservamos y dejamos enfriar.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de tempura de verduras en este álbum. No os perdáis detalle y os saldrá perfecta.

Galería de la receta

Consejos para una tempura de verduras perfecta

  • La masa con la que cubrimos las verduras debe ser lo suficientemente espesa como para pegarse a ellas pero no tanto como para crear una capa demasiado gruesa, o no llegarán a hacerse.
  • Para ello ajustamos la cantidad de agua, es mejor que inicialmente quede demasiado espesa y después añadir más agua fría muy poco a poco, removiendo cada vez, sin pasarse!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.