Toña de calabaza

Compartir Twittear
3/52 votos
Toña de calabaza

Info.

Ingredientes para Toña de calabaza

  • 430 g de harina de fuerza
  • 165 g de azúcar
  • 2 huevos M
  • 1 pizca de sal
  • 165 g de puré de calabaza
  • 80 g de aceite de oliva suave
  • 15 g de levadura fresca de panadería
  • 1 huevo batido para pincelar
  • 1 chorrito de leche
  • Azúcar glasé para espolvorear

Cómo hacer toña de calabaza.

La Toña es un pan dulce típico de Alicante y Murcia, aunque se consume prácticamente en todo el Levante español.

Existen multitud de variantes según la zona o comarca en la que se elabore. En el blog encontraréis también la Toña de patata, tan tradicional en Semana Santa. Esta que hoy traemos, la toña de calabaza, es propia de la zona sur de Alicante.

Su forma aplastada y el color dorado oscuro de su corteza recuerdan al Pan quemao, pero su miga es totalmente distinta. Mucho más esponjosa, ligera y aromática.

Para elaborar la masa de la toña de calabaza es necesario contar con puré de calabaza. A nosotros nos gusta cocer una calabaza entera, dejar que escurra bien y triturar.

Con ello preparamos túper varios y congelamos. Así siempre tenemos puré de calabaza a mano con que elaborar esta receta y muchas otras. Y si nos sobra algo porque la receta no requiere tanta cantidad como hemos descongelado, pues lo añadimos a una crema de verduras y listo.

De todos los panes dulces y piezas de bollería que hemos compartido con vosotros a lo largo de los años, esta toña de calabaza es uno de nuestros postres favoritos.

No hemos probado miga más esponjosa jamás ¡y ya sabéis que hemos probado muchas! Que no os de pereza el tiempo de espera de los levados, aprovechadlo para hacer otras cosas, y dad una oportunidad a esta maravilla.

Es el desayuno o la merienda perfecto, acompañado de vuestra bebida preferida. Está de rechupete.

Preparación de la masa

  1. Dividimos la harina en dos partes, separando 1/4 de la misma para añadir más tarde.
  2. Colocamos los 3/4 de harina, previamente tamizada, dentro de un recipiente amplio y hondo.
  3. Hacemos un hueco en el centro y agregamos el azúcar, los huevos batidos y una pizca de sal.
  4. Removemos un poco incorporando parte de la harina, para formar una papilla ligera en el centro.
  5. A continuación añadimos el puré de calabaza, el aceite y la levadura fresca de panadero desmenuzada. Removemos con ayuda de una cuchara o tenedor hasta obtener una masa homogénea y pegajosa.
  6. Tapamos el recipiente con un trapo de cocina limpio y dejamos reposar durante una hora.
  7. Transcurrido el tiempo de reposo, añadimos el resto de la harina y amasamos hasta que la masa se haya vuelto elástica, manejable y brillante, sin restos de grumos.
  8. Esto es mejor hacerlo sobre una superficie de trabajo que dentro del bol y puede llevar unos minutos, pero con paciencia se consigue así que nada de desistir.

Reposo de la masa de la Toña de calabaza

  1. Devolvemos la masa al bol y lo tapamos de nuevo con el trapo de cocina.
  2. Dejamos reposar la masa toda la noche en la nevera. El gluten se desarrollará igualmente, pero con más lentitud por efecto de la baja temperatura.
  3. En caso de ir con prisas, podemos dejar levar la masa de nuevo a temperatura ambiente durante el tiempo necesario para que doble en volumen.

Forma de la Toña

  1. A la mañana siguiente retiramos la masa de la nevera y, sin dejar que se atempere, la dividimos en cuatro porciones.
  2. Podemos engrasarnos las manos con un poco de aceite para que no se nos pegue, pero quizás no sea necesario.
  3. Boleamos cada porción de la masa, colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel vegetal o un tapete de silicona, aplastamos ligeramente con la palma de la mano y cubrimos de nuevo con un trapo limpio.
  4. Dejamos levar una tercera (y última) vez durante una hora, aproximadamente. La masa tiene que crecer más hacia los lados que hacia arriba.

Horneado de la toña de calabaza. Presentación final

  1. Cuando estén listas para entrar en el horno, pincelamos con huevo batido mezclado con un chorrito de leche.
  2. Lo haremos suavemente para no deformar las toñas.
  3. Cocemos en el horno, precalentado a 180º C con calor arriba y abajo, durante 14-15 minutos o hasta que doren y estén bien cocidas por dentro.
  4. Retiramos la bandeja del horno, dejamos enfriar ligeramente antes de espolvorear con azúcar glasé y servir.

Están de rechupete recién hechas y tibias, pero se disfrutan igual después de un par de horas y en frío.

Os animo a que probéis a hacer en casa este dulce, nada que ver con el comprado. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de esta receta de Toña de calabaza en este álbum.

Galería de la receta

Consejos para unas toñas de calabaza perfectas

  • Para que la masa quede fina es importante que el puré de calabaza no tenga tropezones. Para ello, después de cocer la calabaza o de asarla, conviene triturar con una batidora de mano o con un tenedor y pasándolo después por un chino.
  • Cuidado con horneado. Estas toñas se doran muy rápido y puede parecer que ya están listas para retirar, pero no hagáis caso al color. Dejad que cumplan el tiempo indicado de cocción cubriéndolas con una lámina de papel de aluminio.
  • La calabaza aporta una jugosidad increíble a la masa. Se puede sustituir por batata o patata. Es una buena receta para dar salida a restos que podamos tener en la nevera.
  • Tened siempre puré de calabaza congelado en pequeños túper y podréis hacer estas toñas y muchos dulces tradicionales más.
  • Aguantan en perfecto estado durante 2-3 días, guardadas en un recipiente hermético, aunque seguro que vuelan de vuestras cocinas en menos de 24 horas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.