Tortilla de patatas con boletus

Compartir Twittear
5/51 voto
Tortilla de patatas con boletus

Info.

Ingredientes para Tortilla de patatas con boletus

  • 500 g de patatas para freír
  • 6 huevos
  • 1 cebolla pequeña
  • 200 g de setas boletus frescos (si no tenemos frescos, pues se puede usar un bote de desecados)
  • 1 diente de ajo
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra (para freír las patatas)
  • Perejil fresco (una ramita)

Cuando empieza la temporada de setas normalmente nos preparamos muchos tipos de recetas, la que suele triunfar en casa son los boletus a la plancha con un toque de ajo. Aunque uno de los platos que más nos gustan, la tortilla de patatas, y que solemos cocinar los domingos pasa a un grado sumo si le añadimos unos boletus o las setas que más os gusten en casa.

Existen millones de formas de preparar tortilla, no hay duda de que todas son deliciosas. En la tortilla que os presento hoy, destaca tanto por su sabor, como por su sencillez para elaborarla, esto la convierte en uno de nuestros platos preferidos del Otoño. La verdad es que no la he visto en muchos bares o restaurantes, creo que sería un triunfo como tapa o pintxo durante todo el año.

Esta receta de tortilla de patatas con boletus es una variación de la tortilla española, con todo el sabor de los boletus salteados con un poquito de ajo y perejil, perfecta para invitar a los amigos y que no se vayan de casa. Una sugerencia más que seguro muchos amantes de las setas ya habrán probado y cocinado más de una vez, pero aún así y a pesar de su sencillez creo que merece un espacio en el blog. Si a la tortilla española de toda la vida le agregamos unos boletus (frescos, congelados o secos), pasaréis a otro nivel de tortilla de patatas, os lo aseguro.

Preparación de la tortilla de boletus

  1. Pelamos las patatas, las lavamos para quitar restos de suciedad y muy importante, las secamos. Cortamos en láminas semifinas, a mí no me gusta que se deshagan sino que al freírlas se tuesten un poco. Las colocamos en un bol grande, donde luego vamos a mezclar con el huevo y añadimos sal al gusto. Removemos bien y reservamos.
  2. Elegimos nuestra sartén más grande y antiadherente. La ponemos al fuego y añadimos un buen aceite de oliva virgen extra, no tengáis miedo en gastaros un poco de dinero en aceite, le va a dar ese punto de sabor que distingue vuestra tortilla de las demás, podéis emplear muchas variedades: arbequina, picual, cornicabra, hojiblanca, royal… el que más os guste, pero de calidad.
  3. Introducimos las patatas cortadas y ya saladas y dejamos que se cocinen durante aproximadamente veinte minutos a fuego bajo. El tema del grosor de las patatas también va a gustos y hay quien prefiere cortarlas a trozos muy pequeños, en láminas muy finas que casi se rompan al freír y o más bien grandes.
  4. Mientras se están friendo las patatas, en el bol donde luego vamos a echar las patatas batimos los huevos, reservamos. Pelamos la cebolla y cortamos lo más fino posible. En otra sartén calentamos aove y añadimos los trozos de cebolla. Pochamos hasta que tenga un color dorado, que tenga un punto de caramelización pero sin llegar a quemarse. La cebolla se hará antes que las patatas, así que escurrimos y añadimos al bol con el huevo batido.
  5. Mientras se hacen las patatas, limpiamos los boletus y los cortamos en trozos. En otra sartén con una cucharadas del aceite de freír las patatas, salteamos los boletus con el diente de ajo y un poquito de perejil. Podemos añadir otras setas, en este caso le puse algunos champiñones que tenía en la nevera, aunque si tenéis bien de Boletus, puede ir con todo su sabor. Para hacer esta tortilla, podemos utilizar boletus deshidratados. Para volverlos a hidratar, sigue las instrucciones del fabricante, podrás incluso colar el caldo de la hidratación y utilizarlo para otra preparación. Pasamos los boletus bien escurridos de aceite al bol con el huevo.
  6. Quitamos las patatas con una espumadera de la sartén, dejando las patatas con el menor resto de aceite posible, bien escurridas. Si no queremos nada de aceite extra podemos emplear un colador grande, las dejamos escurrir y luego las introducimos al bol con la cebolla y el huevo. Reposamos la futura tortilla durante 15 minutos para que se junten bien todos los sabores.
  7. En la misma sartén en la que hemos frito las patatas y una vez retirado el aceite (que podremos emplear para otras recetas ya que las patatas no dejan casi sabor en el aceite de oliva), cocinamos la mezcla que tenemos en reposo. A mí me gusta poco hecha, que al partirla con el tenedor salga un poco de huevo líquido.
  8. Para este tipo de tortilla sólo necesitamos 8 minutos a fuego medio-alto por cada lado. Para darle la vuelta yo empleo un plato llano grande que tengo para las ensaladas, pero se puede usar una tapadera de borde liso, incluso ahora he visto que venden tapaderas especiales para dar la vuelta a la tortilla, emplead el método más cómodo y que más fácil os sea para que no se os desparrame, con cuidado. No desesperéis si no os sale, en ese caso tendréis una tortilla más cuajada, pero igual de rica.

El tema del interior de la tortilla es el que más controversia genera en España, ese punto exacto de cochura de la patata, la cantidad precisa de huevo, la combinación de fuegos y el tiempo de cocción. El punto de cocción del huevo es puro arte, pero depende de gustos. Ni poco cuajada ni demasiado seca, el arte por castigo.

Sólo os dejo la mía para que la probéis, vosotros hacedla según sea vuestra costumbre, más o menos cuajada, al gusto de cada uno. A vuestra elección queda pero de rechupete… ¡seguro!

En el blog podéis encontrar varios tipos de tortilla partiendo de la base de “La española“, desde una tortilla rellena, la famosa tortilla paisana, una tortilla de cebolla, de bacalao, al estilo gallego con grelos y chorizo, … incluso tortilla vegetal, muchas ideas para que todo el mundo tenga su tipo de tortilla preferida.

Os animo a que visitéis más recetas de tapas, aperitivos y pinchos perfectos para una velada inolvidable con los vuestros. Perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí, una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.