VegaNO. Productos que van de veganos pero no lo son

Compartir Twittear
5/52 votos

Ni veganos ni sanos: Productos que van de veganos pero no lo son

¿Es el veganismo una nueva moda a la que se ha sumado el Marketing? Que un producto sea vegano, ¿lo convierte automáticamente en healthy?

Los procesados, los conservantes y los colorantes… ¿No cuentan?

Si a pesar de no ser vegano ni vegetariano, ya eres de los que se deja engatusar por la comúnmente conocida V de color verde en tus productos habituales porque crees que son más sanos que los que compras siempre, tienes que saber que a lo mejor, te estás equivocando.

Entonces, ¿no son veganos?

  • Desde el hummus, las bebidas vegetales como la leche de soja, avena, arroz o coco hasta las hamburguesas de tofu, quinoa o legumbres pasando por los quesos o margarinas sin leche y los patés de setas, tomate, berenjena o pimiento.
  • Todos estos productos aparentemente healthys esconden bajo la etiqueta de vegano procesos que son de todo menos saludables, ya que acarrean los mismos problemas que cualquier otro producto industrial por contener aceite de palma, grasas saturadas, exceso de sal o azúcares.
  • Así que ojo, que no tengan componentes de origen animal no implica que sean maravillosos para tu cuerpo, ni mucho menos para tu dieta.

¿Tenemos que alarmarnos y leer bien las etiquetas?

Sí, sí y sí. Ni es oro todo lo que reluce ni vegano todo lo que tiene un sello en el que así lo especifique. No te dejes engañar, detrás de todo packaging aparentemente saludable se esconden un montón de componentes nocivos para ti.

Como ya he comentado en alguna ocasión, ocurre algo parecido con los productos “sin azúcar añadido”, que básicamente lo que quiere decir es que no contienen más azúcar del que ya de por sí traen, pero que esto no significa que sean libres de azúcares.

Algunos ejemplos de productos “veganos” que puedes encontrar y los ingredientes que contienen son por ejemplo las salchichas. Algunas de ellas solo contienen aceite de girasol, almidón y agua.

Suena súper apetecible y nutritivo, ¿verdad? O también los postres que llevan nata vegetal, que no es más que agua, grasa vegetal hidrogenada y azúcar. Vamos, todo un manjar.

Los pasteles industriales veganos son igual de malos que los pasteles industriales no veganos.

A veces incluso más, ya que el huevo se sustituye por almidón y otras grasas. Esto no significa que los productos veganos sean menos saludables que el resto, no. Esto significa que son exactamente igual de malos que otros productos poco salubres.

Los lácteos veganos no existen

A ver el queso es queso y el pollo es pollo. Denominar a un producto con el nombre de “queso” lleva implícito que lleve leche, el resto son tonterías. Lo que estos productos simuladores de queso contienen en su mayoría, no es más que aceite de palma o coco y saborizantes.

Si has decidido dejar los lácteos, ¡genial! Pero no trates de quitarte el gusanillo comprando ni consumiendo este tipo de productos ya que no tiene ningún valor proteico (a no ser que contengan soja).

Ocurre lo mismo con la nata o la margarina. En el caso de la margarina, la mayoría sustituye las grasas hidrogenadas de origen animal por aceite refinado de coco o palma, los cuales también son muy poco recomendables para la salud y ocurre exactamente lo mismo en los patés vegetales, que además cuentan con altas dosis de sal.

Por lo que si sufres problemas de colesterol y te has acogido a estas nuevas costumbres deberás asegurarte de leer bien el envase de los productos que compras.

En el caso de la nata, su base principal también suele ser el mainstream aceite de palma, y en el de la bollería industrial para veganos además de haber aceite de palma, hay grasas trans y azúcar.

Probablemente habrás visto alguna receta de pollo sin pollo. Lo que sustituye a este alimento en una dieta vegana o vegetariana sería la yuba (tiras de soja), el tofu o el seitán.

Lo más conseguido sin duda es la yuba debido a que se consigue una textura muy similar a la del pollo después de su cocción, pero yo lo que me pregunto en realidad es: ¿por qué se empeñan las marcas en intentar imitar productos cárnicos como el pollo o los lácteos para incluirlos en dietas en las que se excluyen alimentos de origen animal? ¿es acaso por la proteína?

Exceptuando el caso de la soja, ya hemos visto que no, que la mayoría de “sustitutivos” tanto de lácteos como de carne llevan almidón, aceite y agua. Los veganos y vegetarianos no quieren comer carne ni lácteos. Queridas marcas, no os empeñéis en inducirnos vuestras modas.

Resumiendo

  • No os engañéis: las marcas están utilizando ingredientes más baratos (la grasa vegetal hidrogenada es más barata que la animal) para lanzar productos al mercado bajo la etiqueta de veganos y cobrárnoslos a todos mucho más caros.
  • No digo que esto siempre siempre sea así. Pero he de reconocer que en un porcentaje muy alto de las veces lo es. Solo tienes que darte una vuelta por tu supermercado después de leer este post y comprobar la parte de atrás del envoltorio de los productos de la sección vegetariana y vegana.
  • Las razones para ser vegano son muchas y no son ninguna moda, es un hecho cierto y lógico. Comer carne animal no solo es malo para la salud, sino también para el medio ambiente, pero si decides ser vegetariano o vegano debes hacerlo de verdad.
  • No es que debas evitar ir al supermercado, pero sí apuestas por lo natural, por unos valores de respeto animal y de impacto ambiental cero, apoyar al comercio local y de proximidad debe formar parte de tu ADN.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Mundorganic dice:

    ¡Muy buenos consejos! La verdad es que algunas de las cosas que comentáis sorprenden. Tenemos una idea preconcebida sobre ciertos productos o alimentos, ¡y a veces estamos muy desencaminados! Gracias por compartir esta información. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.